Compartir
Publicidad

Entrevista a Charlie Miralles (II)

Entrevista a Charlie Miralles (II)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

(continuación de la entrevista)

Todas estas cosas me han hecho ver la vida de otra manera.

NUEVOS TIEMPOS

PAPEL EN BLANCO: La Movida madrileña se desarrolló en las calles, pero ahora podemos ver cómo la mayoría de los chavales se crían en sus casas, teniendo cada vez menos contacto con otros chicos y centrados más en la tele, videojuegos, etc. ¿Cuál es tu opinión sobre esta situación? CHARLIE MIRALLES: Hombre, ha cambiado todo. Antes sólo estaban las chapas y el balón de fútbol, no había más tu tía. Incluso tu padre te decía "anda, vete a la calle y déjame en paz, y si te pilla un camión, mejor". (Risas) Antes también podías hacer autostop e irte a Alemania si querías con veinte duros, no había ese miedo. Igual antes la gente estaba como más oculta, ahora salen noticias en todos los medios y ya te da miedo dejar a tu hijo con alguien, ya pides informes... Así que los niños se hacen cada vez más individuales. La sociedad está cambiando a pasos agigantados, y es lógico, hay más medios, más posibilidades de caer en muchísimas cosas...

PeB: ¿Y qué efectos crees que tendrá esto? CM: Bueno, nos haremos más introvertidos, aunque no creo que tanto como los austriacos, que casi ni se saludan. Por ejemplo, no creo que en España hubiera podido pasar un caso como el del monstruo este de Amstetten, porque enseguida habríamos estado con "¿Qué pasa con la Pepi? ¿Y con la Juani?" Somos muy cotillas, macho (Risas). No estamos fichando siempre los unos a los otros, somos muy extrovertidos, muy españoles. Lo que pasa es que ya no es lo mismo. Va cambiando todo, la forma de vivir, de pensar, incluso la lengua, el diccionario español se tiene que ir adaptando. Y es cierto que ya no hay espacio apenas para parques, para los niños. Ha cambiado mucho el patio.

PeB: En el epílogo aseguras que no te arrepientes de nada. ¿Piensas que vivir situaciones difíciles en nuestras propias carnes ayuda a que maduremos y sepamos disfrutar de lo que tenemos, a saborear el presente? CM: Yo no se lo recomiendo a nadie. Para entender la vida no tienes por qué cabalgar entre tinieblas, ni ponerte ciego, ni te tiene que parar la poli, ni tienes que pisar el talego. Si no, ¡vaya filosofía! Lo que pasa es que yo lo he vivido, y también la gente de mi pandilla que hoy está ahí arriba: unos son músicos, otros ejecutivos, abogados... No hace falta, lo que pasa es que son lecciones que te da la vida. Igual no te metes en el mundo de las drogas, pero sí en el de los negocios, o pasas por una enfermedad que no te esperabas y tienes que luchar contra ella. Lo único es que tienes que seguir palante, siempre se puede salir. Y todas estas cosas me han hecho ver la vida de otra manera, no te digo que sea un boy-scout, porque sigo teniendo simpatía por el diablo, pero las cosas ya son más tranquilas. La vida cambia y al final eres tú el que quiere tranquilidad y silencio para tu familia, para tu mujer. No son más que ciclos.

PeB: En el libro reflejas tu pasión por el punk. ¿Sigues al tanto de la música que se hace hoy en día? CM: Sí, sigo al tanto de todas las músicas. Aunque ahora soy promotor literario y he cambiado las notas musicales por las letras, sigo escuchando Radio 3, buen rock'n'roll. Sé que ahora mismo ha sacado nuevo disco Offspring. También escucho a las viejas glorias: AC/DC, Janis Joplin... Incluso algunas cosas de hip-hop, aunque no me preguntes por nombres, porque para eso soy horrible. Me gusta estar atento a lo que sale, como cualquier persona interesada en cualquier clase de arte. Escucho de todo, aunque me quedo más con grupos extranjeros, porque en España hay pocas cosas que me atrapen.

HACERSE A UNO MISMO

PeB: Cuando no hay dinero suficiente para grandes campañas publicitarias, ¿qué puede hacer un autor novel para dar a conocer su obra? CM: Intentar sobornar a la diosa de la Fortuna, pero como no sé dónde vive... (Risas) Se dice a menudo que tal o cual libro empezó a darse a conocer por el boca a boca, pero para mí eso no es así, siempre hay un promotor detrás. Es cierto que el producto tiene que ser más o menos bueno, tiene que tener una gran dosis de suerte y que el público, que es el que al final manda, lo reciba bien. A partir de ahí puede funcionar un poco el boca a boca y tú puedes apoyarlo con ciertas acciones. En mi caso pequeñitas, porque no es lo mismo trabajar en una editorial pequeña que en una multinacional, aunque ha habido libros que han fracasado a pesar de salir con campañas fortísimas. Lo mismo pasa en la música. Yo fui a Cadena Dial con una campaña de cuatro millones, con las canciones sonando a todas horas, y nada. Y luego llega otro con menos medios y lo revienta. No hay una fórmula, si la supiéramos, estaríamos haciendo esta entrevista en un crucero y no en un café (Risas). Aunque el producto sea bueno, hay un 80% de suerte, la diosa Fortuna que te dije antes.

PeB: Así que con pocos medios, además de escritor, también parece que tengas que ser un relaciones públicas. CM: Sí, en mi caso yo soy promotor, así que conozco los medios de comunicación. En teoría eres como un músico, que mueve su maqueta por ahí y espera que le llamen. Lo que pasa es que hay mucho ego, muchos no quieren hacer entrevistas en medios pequeños, sino que quieren que venga tal o cual revista, tal medio, y eso sólo lo tienen los grandes. Hay que ser relaciones y hay que venderse, aunque suene mal, todos somos productos. El editor está apostando por ti y lo que quiere es ganar pasta.

PeB: Y ya que estamos con el tema de la promoción, cuéntame cómo surgió la posibilidad de publicar el libro. CM: Pues hice como cualquier artista, moví un adelanto del libro por diversas editoriales, fui a presentarme por las ferias... Recibí varias respuestas como "ahí está la puerta", hasta que le cayó a la editora de Artime Ediciones, le hizo gracia y me pidió el resto del libro. De ahí surgió una amistad y ahora trabajo para ellos. Siempre empiezas disparando para arriba, por las multinacionales y a partir de ahí sigues probando. Aunque por la experiencia que tengo del mundo de la música, prefiero trabajar con una compañía independiente antes que con una multinacional. Con ellos parece todo muy bonito, pero como no funciones en los primeros dos meses, se acabó, te sueltan los perros y listo.

Blog del autor | El mundo de Charlie Miralles Más información | Artime Ediciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio