Compartir
Publicidad

'Firmin' de Sam Savage

'Firmin' de Sam Savage
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el primer post que publiqué en Papel en Blanco, os hablaba de las novedades que presentaba Sam Savage y os prometí que hablaría más profundamente de ellas cuando las leyera. Así que como lo prometido es deuda (y quedaría feo empezar prometiendo y no cumpliendo), aquí os traigo a Firmin.

A estas alturas, sobra decir que narra la historia de una rata que nace en una librería de Boston en los años sesenta y que aprende a leer devorando los libros. No me entretendré más en esta información ya dicha anteriormente, así como con la biografía de Sam Savage.

Hay que reconocer que a todos, cuando escuchamos hablar por primera vez de 'Firmin' se nos dibuja una sonrisa en la cara y decimos cosas como: ¡qué gracioso! o ¡qué simpática una rata que habla! Sin embargo, cuando empezamos a leerlo no tardamos mucho tiempo en darnos cuenta que la novela no es tan alegre como creíamos, es bastante triste y da que pensar. No quiero decir con esto que no tenga momentos graciosos, los tiene y muchos, dadas las características propias de la historia.

El libro está contado en primera persona por el propio Firmin. Esto me parece un gran acierto de Savage, consigue que desde el primer momento te metas en su piel sin intermediarios. Se hace muy curioso, desde luego, que sea una rata la que nos está narrando.

Pero una vez superada la "impresión" inicial de quién nos habla, nos encontramos con la historia de un personaje que no encuentra su lugar en el mundo. No se siente cómodo entre las demás ratas y él mismo sabe que es diferente a ellas. Genial la parte en la que nos narra la primera vez que se ve en un espejo y ve su aspecto real. Por supuesto, es rechazado incluso por su propia familia.

Será a través de los libros que empieza comiendo (consecuencia de su debilidad para conseguir comida) y termina leyendo, donde creerá encontrar su tabla de salvación. Y así, poco a poco, irá entendiendo (sólo entendiendo) cada vez mejor las emociones humanas. Pero claro, a veces se le olvida las limitaciones que tiene con los humanos.

La novela me parece que está muy bien llevada, consigue que se nos olvide muchas veces que estamos ante una rata, y justo cuando nos apiadamos de ella y estamos dispuestos casi a admitirla como humana, Sam Savage nos saca de ese ensimismamiento y nos deja claro que mejor que no sea así. Están muy bien narrados los momentos en los que nos muestra sus más bajos instintos. A veces, incluso con crudeza. Sus paseos a los cines Rialto son prueba de ello en ocasiones.

dibujo firmin

Siendo Firmin el gran protagonista de la historia, no nos podemos olvidar de los dos humanos en los que buscará la amistad. Por una parte, está Norman, un personaje muy bien retratado que nos hace recordar a esos libreros que cada vez son más difíciles de encontrar. Por la otra, nos encontramos con Jerry Magoon, considerado por Firmin como el mejor escritor del mundo. Este personaje enternece bastante y es profundamente triste en realidad. Sin embargo, eso no impide que los momentos que más me hicieron reír de la novela sean en los que aparece la sinopsis de los libros que ha escrito. ¡Me parecen geniales, quiero esos libros!

Dignas de mención son también las múltiples referencias literarias que contiene la novela, no podría ser de otra forma, desde luego, desarrollándose en una librería. Si bien es cierto que empieza con muchas (el inicio está plagado y de una manera brillante), para luego ir siendo cada vez menos frecuentes.

En cuanto al estilo y la forma de narrar de Savage me parece bastante fluido y anima a seguir leyendo. Es corta y se nos hace muy amena, por lo que una vez empezada tardaremos poco en acabarla. Sé que hay bastante gente que considera que está sobrevalorada, pero no me lo parece en absoluto.

No diré que sea una obra maestra ni mucho menos, pero por supuesto, la recomiendo a todos los que quieran disfrutar de una novela original, bien escrita y que en su apariencia jovial esconda un trasfondo que nos hace pensar. A mí me ha convencido plenamente y creo que este hombre nos trae un soplo de aire fresco que no viene nada mal en el, a veces, encorsetado mundillo literario.

No hace falta que os prometa que hablaré de El lamento del perezoso, ¿verdad? Ya la tengo en la estantería gracias (de nuevo... ¡qué bien!) a un regalo. De momento, podéis ir disfrutando de Firmin, no os arrepentiréis de leerlo.

Me río para no llorar - otra cosa que, claro está, tampoco puedo hacer -. Ni reír tampoco, ya que estamos, salvo dentro de la cabeza, donde hace más daño que las propias lágrimas.

Seix Barral Colección Booket 224 páginas ISBN: 978-84-322-5036-1

Sitio oficial | Ficha en Seix Barral En Papel en Blanco | Firmin: lectura y vida de una rata de biblioteca , Sam Savage: Novedades por partida doble

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio