Compartir
Publicidad

'Gomorra', de Roberto Saviano

'Gomorra', de Roberto Saviano
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el estreno de la adaptación cinematográfica a cargo de Matteo Garrone y la reciente edición en formato bolsillo, la novela de Roberto Saviano está en el punto de mira de buena parte de los lectores de nuestro país. Como ya sabréis, la publicación de este libro que desvela los entresijos de la mafia napolitana le ha valido a su autor ser objeto de amenazas de muerte que lo obligan a llevar una escolta constante.

Ante esta situación, es inevitable recordar el caso de Salman Rushdie, cuya vida peligra desde la publicación de Los versos satánicos. Sin embargo, Saviano ha establecido una diferencia entre ambos: mientras que a Rushdie lo condenaron por el simple hecho de escribir ese libro, a él lo persiguen por haber obtenido éxito. Según ha declarado, a la mafia no le preocupa que la gente hable o escriba sobre ellos, lo que temen es que esas palabras consigan notoriedad pública, hasta el punto de poder entorpecer sus negocios.

Y eso es precisamente lo que ha ocurrido con Gomorra, un texto que navega entre el género narrativo y el reportaje periodístico. El principal atractivo del libro radica en el estilo novelesco que ha empleado el autor para presentar a sus personajes y los diversos sucesos ocurridos en la Nápoles actual. No se trata, pues, de un ensayo tedioso sobre la mafia falto de calidad literaria, aunque el rigor documental de la obra pueda resultar en ocasiones abrumador.

El narrador, al que suponemos un alter-ego del propio Saviano, nos cuenta en primera persona sus experiencias y encontronazos con la mafia. Eso sí, en lugar de ser un periodista, se nos presenta como un joven sin trabajo (como buena parte de los habitantes de ciertos barrios napolitanos) que participa ocasionalmente en pequeños encargos relacionados con la mafia. Encargos que, en ningún caso, requieren actos violentos.

No obstante, su participación en la trama es poco relevante. Normalmente adopta el papel de mero observador para sacar a la luz el modus operandi de estas familias: desde la venta de drogas en las calles hasta la falsificación de prendas de vestir, pasando por su influencia en los ayuntamientos de la región.

La parte más cruda de la narración es la dedicada a la guerra entre clanes en Secondigliano, uno de los barrios napolitanos más afectados por el paro y la pobreza. En este capítulo podemos comprobar la extrema crueldad y la falta de escrúpulos de los integrantes del sistema (término con el que se conoce a la mafia en Nápoles, frente a la cosa nostra siciliana o la 'ndrangheta calabresa). No sólo caen en esta guerra los adscritos a alguno de estos clanes, sino también sus familiares, amigos y demás allegados.

El capítulo más curioso se titula 'Hollywood', en donde Saviano nos cuenta la influencia que tiene el cine en la estética y las poses de los mafiosos reales. Aunque lo lógico es pensar que ocurre al contrario, son los personajes interpretados para la gran pantalla por actores como Robert DeNiro y Al Pacino los que marcan las pautas de comportamiento y vestimenta de los miembros del sistema. Incluso se dice que a partir del fenómeno Tarantino, con películas como Reservoir Dogs y Pulp Fiction, empezó a ponerse de moda entre ellos el hecho de sostener la pistola como hacen los protagonistas de estos filmes. Hay quien incluso viste a sus guardaespaldas con el mismo mono que usa Uma Thurman en Kill Bill, inspirado, por cierto, en el que empleaba Bruce Lee.

Así pues, la novela ofrece una lectura entretenida y un montón de información para todos aquellos que ya desde El Padrino comenzaron a interesarse por la cara más oscura de la sociedad italiana. La mayor pega que tiene es el continuo baile de nombres y lugares que puede perder ocasionalmente al lector. Una información que posiblemente interese a una minoría, pero que ni es indispensable para el desarrollo de la historia ni despertará el interés del grueso de sus lectores. No obstante, hay que decir que va acorde con el carácter testimonial que Saviano ha querido aportar a su historia.

Más información | Gomorra en Casa del Libro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio