Compartir
Publicidad

'Habitaciones cerradas' de Care Santos

'Habitaciones cerradas' de Care Santos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Bienvenidos a la saga familiar que orbita alrededor de la figura del atormentando pintor Amadeo Lax. Bienvenidos a Habitaciones cerradas, la obra más ambiciosa Care Santos (Mataró, 1970).

Estamos ante una obra construida a modo de rompecabezas, un puzzle cuyas piezas son diarios, comunicación epistolar, fragmentos de libros, correos electrónicos, recensiones de obras de arte, etc. En definitiva, un conjunto enorme de referencias cruzadas procedente de diversas fuentes.

Un obra concéntrica, invertebrada, como un palimpsesto, que trata de profundizar y radiografiar los claros y sombras de una familia barcelonesa desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, cuyo nexo común es el pintor de reconocimiento internacional Amadeo Lax, hijo primogénito de Maria del Roser Golorons. En nuestros días, Violeta Lax, hija menor de Maria del Roser Golorons y Rodolfo Lax (constructor e industrial), empezará a vislumbrar el pasado de su familia. Asistiremos al fallecimieto de María del Roser. Cómo Amadeo Lax mantenía relaciones con Laia, la hija de la cocinera de la casa de los Lax. O cómo Concha, recién llegada de Galicia, es contratada para ser la nodriza de Amadeo. Y así podría seguir durante muchos más párrafos.

Y es que la galería de personajes de Habitaciones cerradas es amplia, pero todos ellos están muy bien definidos (aunque sean un poco arquetípicos) por la constante preocupación de la autora por ahondar en hechos pretéritos, recuerdos y anécdotas. Todos estos pequeños detalles enriquecen enormemente a los personajes, aunque tal vez el lector se sienta un tanto teledirigido hacia la idea que debe formarse de cada uno de ellos. En cualquier caso, Care Santos consigue que sus personajes respiren por sí mismos, y de nuevo confirmar lo que ya decía Tolstói: "todas las familias felices se perecen entre si; las infelices son desgraciadas en su propia manera."

Y bajo todo ello, las familias, las personas, los sentimientos, subyace el sentido de la vida, los secretos, la soledad, y, quizás, lo más importante: el arte. Las obras de Lax. El hilo conductor de toda la trama.

El único punto negativo que debo mencionar es la complejidad estructural de la obra. En ocasiones, resulta difícil seguir el hilo de ciertas tramas, debido al exceso de personajes y a fragmentos en apariencia anodinos que, hasta transcurridas unas páginas, no adquieren entidad.

De algún modo, estamos ante una hibridación de La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón con una novela gótica. Por esa razón, una de las bazas de la obra es su cuidada ambientación: realmente parece que nos traslademos a la Barcelona de la época, la del Modernismo, la de los palacetes y las mansiones.

Dos años ha dedicado Santos a la elaboración de esta novela en la que cristalizan "temas muy míos que corren por mi riego sanguíneo y celebran por fin su puesta de largo". Se refiere a Barcelona. La Barcelona de las varietés, el espiritismo, los grandes almacenes 'El Siglo'. De modo que si queréis viajar en el tiempo a través de una máquina de emociones, dadle a la palanca que abre Habitaciones cerradas.

Editorial Planeta Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos ISBN: 978-84-08-10254-0

Sitio Oficial | Ficha en Planeta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio