Compartir
Publicidad

John Grisham y la literatura del entretenimiento

John Grisham y la literatura del entretenimiento
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La verdad es que tomo casi al azar las declaraciones del escritor de best-sellers John Grisham no tanto por él mismo, sino por lo que sus palabras pueden mostrar de las diferentes maneras de asumirse como escritor.

El escritor y abogado ha declarado algunas perlas interesantes en torno a lo que es su labor de escritor y con toda franqueza dice estar claro en que no es un escritor que se recordará dentro de 50 años y que eso que llamamos la alta literatura lo tiene francamente sin cuidado.

Le puedo asegurar que no me tomo con seriedad suficiente como para pensar que estoy escribiendo ficción literaria ni nada que vaya a ser recordado dentro de 50 años. No voy a estar aquí dentro de 50 años; no me importa si me recuerdan o no. Es puro entretenimiento

Lo que seguramente no le tiene sin cuidado son los millones de dólares que gana anualmente con la venta de sus novelas, que incluyen, entre otras, las siguientes: El informe pelícano (1992), El cliente (1993), Legítima defensa (1995), El jurado (1996), El testamento (1999), La hermandad (2000), El último jurado (2004) y El proyecto Williamson (2007). El último año, nada más, ganó 9 millones de dólares.

Pero acá se trata de hablar del entretenimiento y la literatura y no de las obras de Grisham que me tienen tan sin cuidado como a él. Cuando se le preguntó en torno a los comentarios de la crítica literaria dijo que prefiere que no hablen de él e hizo un chiste afirmando que "Cuando empiezo a recibir buenas crónicas, me preocupo por las ventas".

Es indudable que estas afirmaciones que hablan bien de la sinceridad del abogado-escritor nacido en Arkansas en 1955, nos señalan también una parte del mundo editorial. Creo que a Grisham poco le importa si lo que hace es literatura y habla de ficción del entretenimiento. No le interesa que lo que escriba sea bueno, sino que atrape al lector /y, por supuesto, que se venda).

Esto es lo que prolifera en las ediciones que pueblan los mesones de las librerías. Y lamentablemente no es un sólo fenómeno gringo, sino que también se da en el universo hispanohablante. ¿Estamos hablando acá de literatura? ¿Debería yo estar incluso mencionando a un autor como éste acá? Ni tan calvo ni con dos pelucas como reza el dicho popular.

Estas declaraciones francas y casi hirientes para quienes seguimos apostando por que la literatura es "otra cosa" nos colocan en una pregunta importante: ¿son la buena literatura y el encantamiento del lector dos hechos irreconciliables? ¿La literatura es más literaria mientras menos comprensible sea? Es como decir que la mejor filosofía es aquella que no soy capaz de entender.

Grisham parece tenerlo muy claro: la cultura de masas sigue estando allí.

Vía | El Universal.com.ve Sitio oficial del autor | John Grisham´s official site En Papel en blanco | 'Los Simpson', ¿una obra literaria?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio