Compartir
Publicidad

Jorge Volpi: "Unas novelas se extinguen, otras mutan"

Jorge Volpi: "Unas novelas se extinguen, otras mutan"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jorge Volpi es, por ser el más notorio, el mascarón de proa de la generación literaria de los 39 de latinoamérica fundada en la feria del libro de Bogotá del año pasado. Se trata, como sabemos, de 39 escritores latinoamericanos menores de 39 años. Volpi se encuentra en estos momentos en España presentando su última obra, el ensayo sobre los límites de la novela Mentiras contagiosas, y ha aprovechado para exponer su particular teoría evolutiva aplicada al género.

Volpi empieza por arremeter contra un tópico de nuestros tiempos, el de la muerte de la novela. Nunca se habían leído tantas novelas, asegura. El problema es que las novelas que más se leen son precisamente las que menos perduran. Volpi las denomina novelas-virus: las de puro entretenimiento, las que sólo te infectan durante unas horas como un resfriado, y luego te curas y no dejan ninguna secuela. No sólo la novela-virus adolece de una corta vida, sino que se propaga por emulación, dando lugar a "clones" que repiten sus mismos esquemas intrascendentes.

La salvación de la novela, siempre según Volpi, estriba en "mutaciones" que conduzcan a "especies nuevas" literarias. Las novelas que ofrecen el caldo de cultivo apropiado para la evolución literaria son aquellas que presentan "textos profundos", que buscan la manera más sincera de exploración sin pensar en el éxito o la mera repetición de modelos consabidos. La experimentación en esta novela debe ser de índole estética y ética, salir de la propia piel, ponerse en situaciones distintas y enfrentarse a dilemas éticos. La novela, en fin, está perpetuamente abocada a renovarse o morir según Volpi, en un fenómeno análogo al de la selección natural.

La novelas luchan entre sí como en cualquier ambiente evolutivo, unas sobreviven, otras se extinguen y otras mutan.

Si bien Volpi considera que la novela es un género resistente, admite un riesgo para su supervivencia: el predominio que hace el lector contemporáneo de las novelas-virus frente a los textos profundos. El número de lectores de novelas 'complejas', las que realmente perturban a quien las lee, sigue siendo pequeño. Ello deriva de una convención "contagiosa y perniciosa": la de que lo profundo es difícil y aburrido, y que por lo tanto lo que uno debe buscar después del trabajo es puro esparcimiento.

Comcluye Volpi desmontando el mito de que la evasión está sólo en las lecturas fáciles y entretenidas que exigen poco esfuerzo al lector. La manera de evadirse de los problemas es entrando en el mundo complejo que ofrecen obras complejas. Y es que a todos nos gusta apagar el cerebro de vez en cuándo y desconectar con historias simples y manidas, incluso mediocres. Lo paradójico del asunto es que cuánto menos esfuerzo ponemos en evadirnos, más cerca nos mantenemos de la realidad. Cuánto más compleja es la literatura más sólido es el mundo posible que crea. La verdadera evasión no es simplemente distracción sino algo que nos permite experimentar lo ajeno, lo diverso, y que en cada ocasión nos transforma.

Vía | Yahoo! Noticias En Papel en Blanco | Goytisolo: "La lectura difícil muestra respeto al lector inteligente"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio