Compartir
Publicidad

'La ciudad feliz' de Elvira Navarro

'La ciudad feliz' de Elvira Navarro
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces ocurre, tienes una larga lista de libros que quieres leer, están todos en tu estantería y, de repente, se cuela uno que se supone que no era prioritario. Eso es lo que me ha pasado con La ciudad feliz, la segunda novela de Elvira Navarro, título con el que consiguió el XXV Premio Jaén de Novela. ¿Qué me llamó la atención al principio? Pues como tantas otras veces la portada, donde se ve un niño jugando con una cometa por las calles de una ciudad. Acto seguido, al ver de qué trataba, me pudo la curiosidad y he de decir que no me arrepiento de la decisión.

Y es que Elvira Navarro te cuenta las cosas de una manera muy sencilla, como si estuviera tomándose un café contigo. Con esto no quiero decir que tenga un estilo demasiado simple, sino que consigue un alto nivel de cercanía en su forma de relatar esta historia.

En 'La ciudad feliz' nos encontramos con dos historias que podrían ser totalmente independientes, por un lado está Historia del restaurante chino ciudad feliz y, por el otro, La orilla. He de reconocer que esto me desconcertó un poco, me explico: viendo que había obtenido el citado Premio Jaén de Novela, pensaba encontrarme con una única historia. Y es que, desde que ves el índice te da la impresión de que son dos. En fin, que me estoy perdiendo, jeje... ¿El resultado? Son dos relatos que podrían leerse por separado, pero guardan puntos en común y donde el verdadero protagonista del libro es la ciudad donde viven estos chicos (que también están relacionados entre ellos).

En 'Historia del restaurante chino ciudad feliz' nos cuenta la historia del restaurante (que empieza siendo asador de pollos) visto por los ojos del pequeño de la familia, Chi-Huei. Él ha llegado a nuestro país más tarde, ya que sus padres decidieron que una tía suya le criara hasta que fuera más mayor y pudiera ayudarles. Cuando llega a nuestro país se tiene que enfrentar a un sinfín de cambios e intentará integrarse de la mejor manera posible en una ciudad donde sólo ve gente con rasgos muy distinos a los suyos. Aquí, Elvira utiliza la tercera persona y aunque aparecen en el relato todos los tópicos que podríamos escribir nosotros sobre un restaurante chino, no deja de ser un retrato a veces amable, a veces triste, de lo que es la vida de cualquier familia que decide irse de su país.

Especialmente buenos son los momentos en los que Chi-Huei se plantea las decisiones de su familia, ya que encuentra a su llegada que está todo planificado, cada uno tiene su función y todos deberán cumplir con ella. Además empieza a crecer y se encontrará también con los primeros problemas de la adolescencia. Me encanta cuando nos explica que no comprende que en el colegio le llamen, cada vez más, 'chino', teniendo en cuenta que por día que pasa se siente más lejos (y no sólo en distancia) de su país.

Así, pasamos por la dureza de la madre y del abuelo, la pasividad del padre fruto de la tortura a la que fue sometido en las cárceles chinas, la reforma del local, el primer acercamiento a las chicas, los primeros enfrentamientos con su familia, etcétera, consiguiendo que, aunque la historia está plagada de momentos duros, te deje un regusto simpático y optimista.

Elvira Navarro

En 'La orilla' sin embargo, cambia totalmente de tono y nos encontramos con una historia contada en primera persona que consigue hacérnoslo pasar bastante mal. Sara, la niña protagonista de indeterminada edad, nos cuenta el acecho que está sufriendo por parte de un vagabundo. El principio es genial y lo considero lo mejor de todo el libro, ya que nos va describiendo como cada vez es más observada por el vagabundo sin que sepa ni las intenciones que lleva, ni el motivo por el que lo hace. Elvira Navarro nos hace sufrir aquí más que a Sara, teniendo en cuenta la inocencia propia de su edad. En algunos instantes incluso pareces encontrarte en una historia de terror.

Pero claro, precisamente por la edad de Sara, llegará un momento en el que sienta verdadera curiosidad por saber qué se esconde detrás de ese vagabundo, entrando en un juego en el que ya no se sabe quién vigila a quién. Todo esto es fruto de lo distanciada que se siente de sus padres, cada vez más, que creyendo hacer lo mejor para ella, consiguen el efecto contrario. Especialmente problemático es el momento en el que Sara le confiesa parte de la historia a sus padres, obviamente no saben qué pensar y les paralizará por momentos.

Hay que reconocer que teniendo en cuenta los elementos: un vagabundo, una niña menor de edad y el acecho, Elvira escapa bien de un final que podría haber sido difícil. Sin ser un final espectacular, si es quizás el más lógico, teniendo en cuenta lo que realmente quiere contarnos.

En cuanto a Elvira Navarro, nació en Huelva en el año 78, es licenciada en Filosofía y ya con su primer libro, La ciudad en invierno, fue premiada como Nuevo Talento FNAC, o sea, dos premios con sus dos novelas. Confiesa que le encantan los relatos (como a mí, jeje) ya que considera complicado que una novela mantenga la misma intensidad durante todas sus páginas. Quizás por esta razón ha dividido 'La ciudad feliz'.

Por mi parte, considero que se trata de un libro bastante recomendable y que tiene una lectura muy agradable, con dos historias muy distintas que gustan, cada una a su manera. No se trata de algo excepcional, pero tampoco te arrepientes de leerlo, ni muchísimo menos. De hecho, estaré pendiente, porque esta chica promete regalarnos muchas horas de buena lectura en el futuro. Espero que así sea.

A estas tres apariciones suceden otras muchas. El vagabundo al pie de un semáforo, o caminando por la acera contraria, o pasando por delante justo cuando yo me asomo a la calle desde el balcón, y también los viernes por la tarde su silueta a lo lejos durante las horas de permiso que mis padres me dan para jugar en la calle. Lo único que comienza a variar es la frecuencia con la que se muestra: de cuatro días pasa a tres, y luego a dos y a uno, y finalmente a varias veces en una misma jornada, como si estuviera dibujando un cerco preciso, un mapa de horarios y de lugares. Extracto de 'La orilla'

Mondadori Colección: Literatura Mondadori 192 páginas ISBN: 9788439722465

Más información | Ficha en Mondadori

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio