Compartir
Publicidad

Las novelas más difíciles de rodar (II)

Las novelas más difíciles de rodar (II)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya dabais vosotros mismos alguno de los nombres que aparecen en la segunda parte de esta lista. Y es que, a todos se nos vienen a la cabeza algunas obras que nos cuesta imaginar en la gran pantalla. Pero nada (o casi) es imposible…

¿Qué me decís de El Perfume, de Patrick Süskind? Pocos apostaban por un traslado digno a imágenes de esta novela. Stanley Kubrick y Ridley Scott estuvieron tentados de adaptarla, aunque finalmente ha sido llevada al cine por Tom Tykwer. Y, aunque todavía no he podido verla, según he leído en Blog de cine, se trata de una estupenda adaptación. Sigamos con otras novelas destacadas por Screenhead como infilmables:

    <li><strong>La Metamorfosis</strong> de <strong>Kafka</strong>. A diferencia de otras obras del listado, ésta no destaca precisamente por su extensión. Se trata de una novela corta (podéis recordarla <a href="http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/kafka/metamor.htm">aquí</a>), pero… ¿cómo convertir al protagonista en un insecto similar a un escarabajo? ¿Cómo contar a través de la cámara todo lo que pasa por la cabeza del bicho? Y… ¿quién sería el actor que se dejara transformar? Hay varios intentos en forma de cortometraje, como el de Fran Estévez, que recibió varios premios, o éste de de 28 minutos de Carlos Atanes, que se puede ver <a href="https://www.youtube.com/watch?v=wOrhpRtEXH8">en Youtube</a>. Aparte de que Gregorio Samsa parece más bien la mosca de Cronenberg a medio transformar, y la familia, aliviada, al final acaba en la playa, pues en lo fundamental sigue el argumento de la novela.</li>
    
    <li><strong>En busca del tiempo perdido</strong>, la serie de novelas de <strong>Marcel Proust</strong>, escritas entre 1908 y 1922  que consta de siete entregas (“Por el camino de Swann”, “A la sombra de las muchachas en flor”, “El mundo de Guermantes”, “Sodoma y Gomorra”, “La prisionera”, “La fugitiva” y “El tiempo recobrado”). Nos encontramos ante una obra que aglutina toda una vida, todo un universo, pero que, más que a través del relato de una serie determinada de acontecimientos, se plasma a través de los recuerdos del narrador con todas sus derivaciones. Sus miles de páginas, su detallismo en descripciones e introspecciones hace del acceso a esta obra todo un reto, no ya para guionistas sino para cualquier lector. Reconozco que aún no me he puesto a ella.</li>
    

  • El guardián entre el centeno, (El cazador oculto en Hispanoamérica), del estadounidense Jerome David Salinger, libro muy controvertido, icono del resentimiento adolescente encarnado en el joven protagonista Holden Caulfield. Quizá cuando la leyenda acerca de su aura maldita se atenúe en EEUU (que si era la obra que ocupaba al hombre que mató a John Lennon, que si otros asesinos en serie lo tenían como libro de cabecera, que si contiene códigos secretos que incitan a matar...), alguien se anime a rodar una versión, pues ésta no me parece una empresa demasiado complicada, comparada con otras obras de las que hemos hablado.
  • La trilogía del autor irlandés Samuel Beckett: Molloy (1951), Malone muere (1951) y El innombrable (1953). Como en muchas de las obras de Beckett, éstas se mueven en el ámbito de la búsqueda o la evasión de la identidad a través de una especie de monólogo teatral en la que el personaje que da título a cada una de las novelas, no cesa en su discurso interno. Los protagonistas se encuentran en determinado punto de inflexión en sus vidas, y dan rienda suelta a su conciencia, buscando a su propio Godot. Complicado de ver en pantalla.

Ya queda menos para concluir con la lista de Screenhead, y en la última entrega incluiré también vuestras aportaciones, que siempre tienen cabida en Papel en blanco y como vemos no van nada desencaminadas...

Vía | Últimas de babel Más información | Screenhead (inglés) En Papel en blanco | Las novelas más difíciles de rodar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio