Compartir
Publicidad

[Lecturas para el verano]: La dama y el unicornio, de Tracy Chevalier

[Lecturas para el verano]: La dama y el unicornio, de Tracy Chevalier
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya hiciera la autora en La joven de la perla, esta novela se basa en la existencia real de una obra de arte para la cual ella crea todo un mundo alrededor: cómo surge, quién la crea, qué personajes la inspiran, cuáles son sus historias, cómo se va creando la obra...

La dama y el unicornio se fundamenta en la existencia de unos bellos tapices alegóricos del siglo XV, y a través de la novela conoceremos las vidas de los personajes que rodean la confección de dichos tapices y cómo les afecta ésta.

Este invierno pude deleitarme en la visión de estas obras de arte, que se encuentran en el museo de Cluny (de la Edad Media, en París) y que siguen rodeadas de misterio en cada figura femenina y cada unicornio que las protagonizan.

Ese misterio es el que lleva a Tracy Chevalier a viajar en el tiempo y retratar el momento de la creación de la obra de arte a través de la historia imaginada de los hombres que dieron vida a los tapices y de las mujeres que les rodeaban e influyeron.

Una amena mirada caleidoscópica a través de distintos personajes que van tejiendo la historia que se esconde tras cada mirada, tras cada gesto, tras cada color en los tapices. Descubriremos por qué, en el tapiz central, aparece la inscripción "A mi único deseo". Encontraremos amores prohibidos, desamores, pasión, trabajo, tradición, familia, ambición, venganza, choque de clases… Todo a través de historias cruzadas en París y Bruselas del siglo XV.

Nobles, pintores, criados, damas de compañía, tejedores… toda una galería de personajes muy bien dibujados y dotados de vida, con una personalidad muy definida y de los cuales llegamos a adquirir una visión íntima gracias a sus respectivos relatos en primera persona.

En definitiva, nos encontramos ante una historia llena de matices, con exquisitas descripciones y una aproximación a la época, a la técnica artesanal de los tapices, a las costumbres y a los distintos personajes muy bien fundamentada. Destaco la narración de la joven ciega, Aliénor, inmensa en matices, texturas, olores, sabores y sentimientos para suplir la falta de luz.

La autora ha sabido tejer un mundo que obligará al lector a adentrarse en los tapices encarnados por damas y unicornios, para imaginar y descubrir en ellos toda la sensibilidad y todo el simbolismo con que surgieron. En ellos se narra, como en la novela, una historia de seducción entre las damas y los unicornios.

Sitio Oficial | Tracy Chevalier Más información | Primer capítulo En Papel en Blanco | Lecturas para el verano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio