Compartir
Publicidad

'Los hermanos corsos' de Alexandre Dumas

'Los hermanos corsos' de Alexandre Dumas
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando por casualidad vi en la librería Los hermanos corsos de Alexandre Dumas, se me olvidaron completamente todos los libros que tengo pendiente en mi casa por leer. Y es que Dumas es el autor de mi obra favorita desde hace muchos años, El conde de Montecristo, una historia que a mi modo de ver lo tiene todo. Es normal entonces que cuando veo alguna novedad suya que nunca ha llegado a mis manos, me deje llevar.

Ni que decir tiene que he disfrutado muchísimo con esta novela que se lee casi de un tirón, es muy cortita. Una vez más Dumas demuestra una habilidad absolutamente extraordinaria a la hora de escribir, ¿cómo se puede escribir con tanta facilidad y tan bien? Da la impresión que está escrita como quien no quiere la cosa, en un rato de descanso.

Lo primero que llama la atención es que la historia está contada en primera persona por el propio Dumas, casi como un cuaderno de uno de sus muchos viajes. Será aquí donde nos surja la primera duda, ¿dónde empieza o acaba la realidad? Desde luego, tampoco necesitamos saberlo para que consiga tener toda nuestra atención.

Así, en 'Los hermanos corsos' nos cuenta sus peripecias en un viaje a la isla de Córcega en el año 1841, donde se alojará en la casa de los de Franchi. Allí se encontrará con la señora de la casa y su hijo Lucien, un chico muy extrovertido que está totalmente integrado en la isla, de donde no quiere salir.

Éste le contará que tiene un hermano gemelo llamado Louis que vive en París, que es completamente distinto a él. Pero no sólo son gemelos sino que además nacieron unidos por el costado, desde entonces con independencia de donde se encuentre cada uno, ambos sentirán el dolor del otro.

Se puede decir que la historia está dividida en dos partes. En la primera parte, nos encontramos en Córcega, donde me ha parecido muy curioso poder enterarme de las costumbres de la época y dónde nos hace disfrutar con las fenomenales historias de su colección de armas. Además consigue que nos sintamos allí mismo. Excepcional sin duda, todo lo relacionado con las famosas vendettas de la isla. Aquí Dumas nos saca la sonrisa en varios momentos, como cuando nos cuenta que una lucha entre dos familias, que dura diez años y lleva varios muertos, se debe simplemente a una gallina (no doy más detalles).

La otra parte se desarrolla en París, y aquí nos encontraremos con una época en la que las fiestas están a la orden del día y donde los retos a duelo son muy habituales. Aquí se luce describiéndonos el lujo de algunos en aquellos tiempos.

Alexandre Dumas

Como habréis imaginado, en cada una de las partes Dumas estará acompañado por uno de los dos hermanos, aunque siempre el otro se encuentre muy presente. Muy buena me parece la forma que tiene de conseguir unas sorprendentes paradojas entre las costumbres de las dos ciudades y los modos de los hermanos.

Quizás, por decir algo no tan bueno, el final sea un poco precipitado, te faltan pocas páginas y tienes la impresión de que aún queda mucho por decidir. Y así es, ya que cuando acaba parece que te hayan robado unas cuantas páginas. En cualquier caso, es lo único malo que se le puede achacar, pero te lo has pasado tan bien durante toda la historia que no consigue decepcionarte con ese detalle.

Poquito se puede añadir de este hombre, nacido en Francia y con una educación basada en los libros de aventuras que leía. Consiguió ser uno de los autores más prolíficos y famosos de la época, llegando a tener una gran fortuna que dilapidó en fiestas y cenas (desde luego tenía cara de comer bien ¿eh?). Toda esta fama la obtuvo principalmente por sus dos obras más conocidas: la ya mencionada 'El conde de Montecristo' y 'Los tres mosqueteros'.

En definitiva, una novela más que recomendable para todo aquel que quiera disfrutar de una historia que no tiene respiro, muy bien contada y en la que a cada página que pasamos nos sentimos entusiasmados con la forma de escribir de un auténtico clásico. Para mí, una auténtica delicia. Espero que los libros por leer de mi estantería sepan perdonarme, pero mientras que haya un Dumas cerca, lo tendrán muy difícil.

Córcega es un departamento francés; pero Córcega dista mucho de ser Francia. De los ladrones no se oye hablar; de los bandidos en demasía, sí; pero no han de confundirse unos con otros. Viajen sin temor a Ajaccio, o a Bastia, con una bolsa llena de oro colgada del arzón de su silla, y atravesarán toda la isla sin haber corrido el más mínimo peligro; pero no vayan de Ocana a Zevaco si tiene un enemigo que les haya declarado la vendetta, pues yo no respondería de ustedes durante ese trayecto de dos leguas.

Nórdica Libros Colección Otras Latitudes 184 páginas ISBN: 978-84-92683-09-3

Más información | Ficha en Nórdica Libros En Papel en Blanco | Llega a España la novela inédita de Dumas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio