Compartir
Publicidad

'Naufragios y comentarios', de Álvar Núñez Cabeza de Vaca: crónica y publicidad, realidad y ficción (I)

'Naufragios y comentarios', de Álvar Núñez Cabeza de Vaca: crónica y publicidad, realidad y ficción (I)
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Naufragios y comentarios —‘Relación que dio Alvar Núñez Cabeza de Vaca de lo acaescido en las Indias en la armada donde iba por Gobernador Pánfilo de Narvaez’ en el original— es un libro escrito por Álvar Núñez Cabeza de Vaca, publicado en 1542. En la obra Álvar Núñez narra los sucesos ocurridos a los cuatro únicos supervivientes de la expedición a La Florida, comandada por Pánfilo de Narváez en 1527.

Según su autor y personaje principal los cuatro compañeros sufrieron mil y una calamidades durante su periplo, sobre todo en los primeros años. Tanto juntos como separados debieron soportar las inclemencias climatológicas del sureste norteamericano, pasando los duros y lluviosos inviernos en un permanente estado de inanición. De un modo u otro —no os quiero revelar la trama—, van pasando por diferentes poblaciones y tribus indígenas, viviendo en muchos casos prácticamente en calidad de esclavos. Con el tiempo y después de haberse adaptado a la vida aborigen y comprendido las costumbres y creencias de sus captores, Cabeza de Vaca consigue convertirse en una especie de curandero (en nombre de dios) que va adquiriendo cierta fama por la zona, situación que le ofrece la posibilidad de recuperar su libertad. Tras atravesar a pie el sur de Norteamérica de este a oeste, finalmente acabó en México, donde pudo contactar con expedicionarios españoles y volver a España en 1536.

Esta obra, no muy conocida para el público general, es considerada capital en la literatura hispanoamericana del siglo XVI. Para empezar, hay que tener en cuenta que fue publicada sólo cincuenta años después del Descubrimiento de Colón, por lo que su valor histórico e historiográfico es indudable. Así mismo, es el primer libro que trata sobre el sur de Norteamérica —la literatura de la época, así como la propia conquista, estaba más concentrada en Centroamérica y Sudamérica—, por lo que su importancia etnográfica es incalculable. Sin embargo, la información recogida en el libro no debe serguirse a pie juntillas. ‘Naufragios’ no es un simple diario de viaje y mucho menos un ensayo; está impregnada de ficción de la primera página a la última. Y es que para entender la obra en su totalidad, primero debemos saber y comprender tanto las motivaciones como las intenciones de su autor.

Con la narración de su odisea, Cabeza de Vaca pretendía ganarse el favor del rey Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico. Aprovechando el hecho de que su vuelta tras tantos años fue una noticia que recorrió la corte, Álvar Núñez le presentó a su monarca un texto que recogía todas sus vicisitudes, al mismo tiempo que demostraba un conocimiento único de la región, tanto a nivel geográfico como etnográfico. Su intención no era otra que solicitarle al rey que lo nombrara con el título de ‘Segundo Adelantado del Río de la Plata’, cargo al que correspondía la Gobernación del Paraguay, desde donde, muy probablemente, planeaba viajar hacia el norte para conquistar los territorios en los que había estado perdido durante su cautiverio.

Nuestro protagonista consiguió el favor del rey, pero no pudo llevar a cabo sus planes en suelo americano porque se encontró con que sus subordinados no aceptaron su política. Por increíble que parezca, Álvar Núñez no odiaba a los indígenas, sino todo lo contrario: fue uno de los primeros españoles en defender los derechos de los americanos. Igual que su contemporáneo fray Bartolomé de las Casas intentó que se cumplieran las Leyes de Indias — una legislación promulgada por los monarcas españoles para regular la vida social, política y económica entre los pobladores de las Américas, surgida de las constantes denuncias promovidas por los padres dominicos en relación al maltrato hacia los indígenas—. Su postura le llevó a ser vilipendiado y repatriado a España, desde donde fue condenado al destierro a Orán.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio