Compartir
Publicidad

No habrá más penas ni olvido: Tras la pista de Osvaldo Soriano

No habrá más penas ni olvido: Tras la pista de Osvaldo Soriano
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

¿Tristes días, eh?

A diez años de la desaparición de Osvaldo Soriano, del que todos sabemos que era un escritor argentino y escribió ficción, no queda más que el lamento triste. Yo propongo una estrategia inversa. Celebremos sus obras. Festejemos sus palabras. Y demos una pequeña guía para aquellos que piensen por-qué-diablos-recordamos-al-señor-este-espero-que-valga-la-pena. Pues lo vale, creánme.

F.A.Q. (Frequently Asked Questions)

¿Por qué un escritor como éste es recordado? Su primera novela era Triste, solitario y final y en ella usó un concepto de pioneros en la literatura hispana (tantas veces acomplejada, tantas veces aparentemente retrasada): la cultura pop como un referente incorporado. Su protagonista dialogaba con Philip Marlowe y los cómicos (del éxito efervescente) Dick Van Dyke, Stan Laurel, Oliver Hardy y Charles Chaplin tenían un factor muy importante en la historia.

¿Por qué esto de la cultura pop en las novelas es digno de ser considerado importante? Pues porqué forma parte indiscutible de nuestra cultura desde el siglo pasado. Pero ojo: a diferencia de lo que muchos autores posteriores seguirán haciendo, Soriano no da una constancia anecdótica a la cultura pop (ej. Miguel veía los Teletubbies) sino que juega con los mitos y pasa a juegos intertextuales mucho más interesantes.

¿Algo más? Sí, su intertextualidad no acaba ahí. En su empeño por releer a Raymond Chandler toda su primera novela no sólo es un debut imposible sino que es un ejercicio metaficticio a costa de la obra inmediatamente anterior del autor del Sueño eterno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio