Compartir
Publicidad

'Oscurece en Edimburgo' de 7 Plumas

'Oscurece en Edimburgo' de 7 Plumas
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya más de un año que os hablaba del proyecto de 7 Plumas, que dicho en pocas palabras (luego lo explico mejor) es algo así como escribir una novela entre siete escritores diferentes, sin ningún tipo de restricción ni temática inicial, y viendo las evoluciones a través de su blog. Ahora nos llega en papel el resultado de todo aquello, un libro titulado Oscurece en Edimburgo, que no nos da respiro ni un segundo. He de reconocer que empecé a seguirlo en su propia página, pero me podéis creer si os digo que soy un absoluto desastre para seguir algo en internet (a veces no sé que hago escribiendo aquí, jeje) así que al enterarme que más tarde se publicaría la novela, pues decidí esperarme. Ahora me arrepiento, porque me he dado cuenta de todo lo que ha generado mientras se desarrollaba.

De entrada, y los propios autores lo reconocen, hay que leer ‘Oscurece en Edimburgo’ en su contexto, y no podemos abordarla como lo haríamos con cualquier novela al uso, porque ésta desde luego no lo es. Aunque ya os puedo advertir que no os vais a aburrir, eso seguro. Volviendo a la explicación de cómo se desarrolló, los siete escritores sortearon el turno. Así, uno escribía un capítulo y el siguiente tenía que continuarlo, y esto repetido con los siete y vuelta a empezar. Como decía, sin ninguna limitación: ni de temática, ni extensión, ni nada.

Antes de continuar, y porque evidentemente lo tienen más que merecido, os voy a presentar a los siete locos por la literatura que han llevado a cabo esta bonita iniciativa. Y es que, si rebosa algo el libro en cada página, es amor por la escritura y el máximo disfrute de sus autores al hacerlo. Estos son, en el mismo orden de escritura (para que no se me peleen, jeje): Inmaculada Vinuesa, Dácil Martín, Amando Carabias, Francisco Concepción, Ana Joyanes, Marcos Alonso y Anabel Consejo. Ni qué decir tiene que todos ellos relacionados de alguna manera con el mundo de la literatura.

Ya sabéis que no me gusta mucho dar detalles que puedan estropear la lectura de una novela, y siempre intento desvelar lo menos posible. Pues bueno, si eso es lo habitual, en ‘Oscurece en Edimburgo’ casi que me da miedo decir el más mínimo detalle. Porque claro, os podéis imaginar los cambios que van sucediéndose en cada capítulo, así que vamos con lo que mínimamente se puede decir. La novela está protagonizada por Sophie Mathews, una chica que vive en Edimburgo (la ciudad en sí misma es otra protagonista), retraída y algo traumatizada por su cojera, que sólo logra desinhibirse en un peculiar programa de radio. A través de ella, nos vamos a encontrar con un sinfín de personajes, donde os puedo asegurar que ninguno es lo que parece (o sí, o cualquiera sabe…). Y con estas poquitas pistas, sólo os puedo añadir que ocurre absolutamente de todo y para todos los gustos.

Aquí cada capítulo cuenta y ninguno es de relleno, como ellos mismos afirman. El efecto de la novela resulta muy curioso, porque claro, son siete autores, cada uno con su forma de escribir y con su idea de por dónde debe continuar la historia. Pero fijaos lo complicado que resulta, ya que son ¡siete!, por lo que si tú introduces un personaje o una trama, cuando vuelve a ti, después de pasar por los seis compañeros, puede que te hayas quedado sin dicho personaje o trama, por lo que las ideas preconcebidas no sirven para nada. De igual manera, en cada uno de los capítulos que te toquen tienes que dejar tu impronta e intentar sorprender al lector, ya que tardarás en poder volver a hacerlo. Por cierto, algo que creo que es importante, los capítulos se publicaban los miércoles y domingos de cada semana, por lo que hay que añadir la capacidad de que todo tenga coherencia con tan poco margen entre un capítulo y otro.

A pesar de que no quiero desvelar nada de la trama, sí que me voy a mojar un poquitín, por lo que os voy a decir los dos personajes que más me han gustado. Uno es Sapo, un buen ejemplo de que nada es lo que parece y de que todo el mundo esconde cosas (ya sean buenas o malas). Por otra parte, me parece realmente interesante el personaje de Carlos Escobedo, sin duda uno de los mejor dibujados y con una gran profundidad. Pero ojo, que esto son sólo dos de los muchos que pueblan estas páginas, por lo que seguro que encontráis vuestro favorito.

Ya sólo me queda volver a recordaros que no podemos entrar en esta novela como lo haríamos normalmente, y que hay que dejarse llevar por el juego que estos autores nos proponen. Algo que sin duda consiguen rápidamente, entrando en una dinámica que me parece de lo más curiosa. Así que ya sabéis, si os decidís a entrar en ‘Oscurece en Edimburgo’, os garantizo que mínimo será una experiencia distinta. Y eso sí, los siete autores demuestran amor del auténtico por la literatura. Por cierto, una última recomendación: al acabar de leerlo, volved a los primeros capítulos, así os daréis cuenta de las vueltas que todo ha dado y los distintos derroteros por los que podría haber ido la historia. En cualquier caso, gracias a los siete por una iniciativa tan original, distinta y arriesgada. ¡Enhorabuena!

Y es que la joven Sophie desprendía cierto aire de misterio. Parecía inalcanzable sentada tan sola y callada mirando a la calle, como esperando algo o a alguien. Al caer la noche invernal, se colgaba la maleta de ejecutivo y marchaba hacia su casa atravesando las estrechas calles de la vieja ciudad hasta alcanzar la parada del autobús. Pero había una callejuela casi en penumbra con un pequeño farol señalándola, y que avistaba desde una esquina de su itinerario habitual, que la impulsaba a aligerar el paso. Era un tramo del camino en el que hacía por cantar en alto y no mirar atrás.

7 Plumas
341 páginas
ISBN: 978-84-614-8705-9
18 euros

Más información | 7 Plumas
En Papel en Blanco | 7 plumas, llega el Gran Hermano literario

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio