Compartir
Publicidad

'Paradise Alley' de Sylvester Stallone

'Paradise Alley' de Sylvester Stallone
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os voy a pedir que me perdonéis, porque os traigo una auténtica rareza que a mí personalmente me encanta. Se trata de la novela Paradise Alley de un señor llamado Sylvester Stallone, y antes de que os temáis lo peor, sí, os confirmo que ese Sylvester que nombro es el conocidísimo e injustamente denostado actor, que escribió este libro allá por el año 1978. Vaya por delante que no soy para nada objetivo con este hombre y que, le pese a quién le pese, es mi actor favorito. ¿La razón? Cuando era pequeñín y no me gustaba el cine, las únicas películas con las que disfrutaba era con las de Stallone, y eso se queda grabado.

El caso es que en estos días la he releído, cosa que no suelo hacer ya que siempre hay muchos títulos nuevos esperando, pero la nostalgia se apoderó de mí (aún recuerdo cuando mi padre me lo dio sabiendo lo mucho que me iba a gustar) y lo busqué ansiosamente en casa de mi madre. Di con él y desde entonces he tenido que aguantar las sonrisitas y burlas de todo aquél al que le he comentado el libro que tenía entre manos en ese momento, pero ahí estaba yo, defendiéndolo una vez más, como tantas otras. Tengo que decir, en honor a la verdad, y aunque me duela, que en 'Paradise Alley' no vamos a encontrar una gran calidad literaria, pero la curiosidad creo que bien merece la pena.

La historia es sencillita y puede que nos suene de algo viniendo de quién viene. Sylvester nos trae la historia de tres hermanos provenientes de Italia que viven como pueden en un duro barrio de Nueva York conocido como la Cocina del Infierno. Se centra en un período muy concreto, el verano de 1946 donde los hermanos Carboni, que así se llaman, tendrán su pequeño momento de gloria. Víctor trabaja como repartidor de hielo, Lenny lo hace en una funeraria un poco particular y Cosmo es el típico buscavidas al que sólo se le ocurren planes no del todo legales. De la noche a la mañana, debido a un suceso casual, los hermanos se dan cuenta que Víctor tiene un increíble potencial para convertirse en un gran luchador de lucha libre.

Será entonces cuando los tres vean en ese hecho la oportunidad que estaban esperando para salir de ese agujero y aspirar a una vida mejor. Todos tienen sus sueños y sus problemas, pero se unirán para conseguir un único objetivo. Así, Víctor pelea, Lenny se convierte en su manager y Cosmo será el encargado de entrenarlo físicamente. Pero como os podéis imaginar, las cosas no siempre son tan fáciles como parecen y las ilusiones pueden romperse en segundos, incluyendo por supuesto las dificultades propias de una relación entre los hermanos que parece quebrarse por momentos.

Resulta llamativo, aunque es lógico, la forma de escribir que utiliza Stallone, ya que desde que comenzamos 'Paradise Alley' notamos su tono de guión cinematográfico, y desde luego no nos cuesta mucho trabajo imaginárnosla. De hecho, existe una película del año posterior al del libro, que si bien no es de las más conocidas del actor, merece la pena verla como complemento ideal a esta lectura. Además, como anécdota, en la peli la canción inicial de los títulos está cantada por el mismísimo Sylvester, ¡si es que este hombre se atreve con todo!

Fotograma de la peli

Respecto a Sylvester Stallone, poquito podemos decir de él que no sepamos, aunque quizás correspondería más bien a nuestros compañeros de Blog de cine que hablaran de su filmografía. Sí os puedo recordar que nació el 6 de Julio de 1946 en Nueva York y que se crió en el propio barrio donde se sitúa la novela. En sus años de estudiante destacó como futbolista y no dudó en aceptar algún que otro papel subidito de tono para pagarse las clases de interpretación. Todos conocemos a míticos personajes creados por él como Rocky Balboa o John Rambo, con los que ha conseguido inolvidables sagas, pero no nos podemos olvidar de otras películas como Demolition Man, Cobra, Tango y Cash, Encerrado o Yo, el halcón. ¡Qué peliculones! Y no olvidemos que este hombre sigue totalmente en forma, como ha demostrado en Los mercenarios.

En definitiva, e intentando contener la emoción que me embarga al hablar del gran Sylvester, una novela sólo apta para los seguidores de este actor o para aquellos que sientan curiosidad por ver cómo se desenvuelve en este terreno. En cualquier caso, se lee en un ratito y resulta entretenida. Así que espero que sepáis perdonar mis debilidades... y no os burléis mucho de mí. ¡Qué grande eres, Stallone!

Un decrépito camión del hielo dobló cuidadosamente la esquina de la calle 46 y enfiló la Novena Avenida, seguido de un grupo de chiquillos sucios que corrían tras él, haciendo cuchara con las manos para recoger el agua fría que goteaba de su caja. Como por arte de magia, pañuelos y trapos sucios comenzaron a agitarse en manos de la gente que imploraba el socorro del hombre del hielo. A gritos pedían hielo. Con amenazas exigían hielo. Algunas furcias hasta ofrecían sus curvas a cambio de hielo. Durante el invierno, Dios era lo más importante para los desgraciados de la Cocina del Infierno, pero en verano, el hielo era Dios.

Círculo de Lectores 190 páginas ISBN: 84-226-1021-3 Traducción: José Luis Álvarez

En Papel en Blanco | Reseñas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio