Compartir
Publicidad

Santiago Gamboa escritor de 'La otra orilla' 2009

Santiago Gamboa escritor de 'La otra orilla' 2009
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los escritores colombianos parecen estar dando tantas sorpresas con los premios literarios este año como el pasado los argentinos. Si Ospina ganó el Premio de novela Rómulo Gallegos, ahora Santiago Gamboa ha ganado el Premio La otra Orilla que otorga la Editorial Norma y que es organizado en conjunto con la Asociación para la Promoción de las Artes (Proartes).

La noticia es de hace algunos días, pero no quiero dejar de comentarla por acá ya que Gamboa es probablemente uno de los escritores más interesantes de Colombia y de América Latina. Nacido en 1965 en Bogotá, estudió literatura en la Universidad Javeriana de esa misma ciudad y pronto emigró a Europa y estudió Filología en la Universidad Complutense para luego irse a París y trabajar como periodista cultural en Radio Francia Internacional.

Esos años en la capital francesa le sirvieron luego de inspiración para la escritura de algunas de sus obras literarias como, por ejemplo, Vida felíz de un joven llamado Esteban (2000), su primera novela, que a la manera de un Bryce Echenique cuenta las experiencias de un joven en la ciudad del sol. Luego vinieron otros libros como Los impostores (2003) El cerco de Bogotá (2005) y El síndrome de Ulises (2007) con la cual fue finalista tanto del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos como del Premio Medici y Hotel Pekin (2008).

Éste, su primer premio literario, le viene de la mano de un jurado a quien el bogotano, quien además es diplomático y vive en la actualidad en Nueva Delhi, respeta especialmente: Jorge Volpi, Roberto Ampuero y Pere Sureda. El ganador recibirá 100.000 dólares y la publicación de la obra que circulará en América Latina y España. La novela ganadora presentada bajo el seudónimo de Félix Maldonado se titula Necrópolis y se destacó por encima de 654 manuscritos. En el veredicto, el jurado expuso lo siguiente:

De esta novela el jurado destaca el magnífico uso del lenguaje y la dificultad que implica dar vida a tantas voces distintas, al tiempo que logra que sean diferenciables y creíbles. La historia logra generar un efecto de intriga y extrañeza que implica un riesgo narrativo que el autor supera con pericia.

Del argumento sabemos que la trama se desenvuelve en Jerusalén donde se lleva a cabo un Congreso de Biógrafos, a cual más estrafalario que el otro. Un homicidio que bien puede pasar por suicidio desata la tensión argumental de esta historia de intriga. No sé a ustedes, pero a mi ya me da mucha curiosidad poder leerla. Atentos a los anaqueles de las librerías.

Vía | Revista Ñ Más información | Moleskine Literario | Nota de prensa de Editorial Norma (pdf) En Papel en blanco | Ariel Magnus gana el Premio La otra orilla

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio