Compartir
Publicidad

Tilman Rammstedt nos cuenta 'Un cuento chino'

Tilman Rammstedt nos cuenta 'Un cuento chino'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con todas esas novedades que se me han ido quedando por el camino, nos encontramos con una de la que tengo completa seguridad que acabaré leyendo. Se trata de Un cuento chino del alemán Tilman Rammstedt, que se puso a la venta el pasado mes de Octubre a través de El Aleph Editores.

Se trata de la tercera novela de Rammstedt, con la que ha conseguido un más que notable éxito de ventas y ha recogido varios premios como el Ingeborg Bachmann o el Annette von Droste Hülshoff. Nació en el año 1975 en Bielefeld y reside en Berlín, además de escribir, es músico y filósofo. No había escuchado hablar nunca de él hasta este título, que es el primero que llega a nuestro país.

Portada

En 'Un cuento chino', nos narra una historia que desde el primer momento te atrapa y que se trata de un relato desgarrador y divertido a partes iguales. Todo empieza con una situación familiar extraña, ya que viven juntos el abuelo y cinco nietos. Para el ochenta cumpleaños, deciden regalarle entre todos un viaje a lugar que él elija. Su decisión es China y alguien tendrá que acompañarle. Todos los hermanos deciden dar largas y casi obligan a Keith, el narrador de la historia, a acompañar al abuelo. El problema es que a Keith tampoco le apetece ir a China, e intenta que cambie de opinión pero no hay manera. Al final, tras gastarse el dinero de sus hermanos para los gastos del viaje, planea dejar que el anciano se las arregle solo.

Pero entonces, recibe una llamada y le comunican que su abuelo a muerto y debe ir a reconocer el cadáver. A partir de aquí, decide encerrarse en su habitación y escribir las cartas que mandarían a casa, como si estuvieran en China los dos. Poco a poco, Keith irá fantaseando cada vez más en las cartas e inventándose un pasado del anciano con episodios excepcionales.

No me podéis negar que parece una historia bastante original y atrayente. Son varias las veces que he tenido este libro en las manos, y me da la impresión de que la próxima vez que lo tenga, será para llevármelo a casa. Ya en la primera página nos encontramos con Keith que lleva días escondido debajo de un escritorio, promete ¿eh?

Más información | El Aleph Editores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio