Compartir
Publicidad

'Todo lo que muere', de John Connolly

'Todo lo que muere', de John Connolly
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me pedía el cuerpo algo de novela negra, de esas que te mantienen todo el tiempo en alerta y con ganas de seguir leyendo hasta acabarla. Y así, después de muchas vueltas y mucho mirar y remirar, me decidí por la primera novela de John Connolly, protagonizada por su célebre detective Charlie Parker y que tiene por título Todo lo que muere. Y si he de ser sincero la verdad es que me ha convencido casi por completo. Buscaba emoción, intriga y sucesos truculentos, y eso es justo lo que he encontrado en estas páginas.

Vaya por delante que el hecho de que fuera su primera novela, hace que esta ‘Todo lo que muere’ tenga aún más mérito, porque no se nota para nada que estemos ante el trabajo de un novato en la materia. No obstante, consiguió con ella el premio Shamus Award a la mejor primera novela allá por el año 1999, que no es poco. El caso es que John le cogió el gustillo a este peculiar detective, ya que son nueve las novelas publicadas en nuestro país con el mismo protagonista hasta el momento.

En esta primera aparición nos vamos a encontrar con una desagradable sorpresa para el policía Charlie Bird Parker, que después de una dura discusión con su mujer y de refugiarse en el alcohol (como tantas otras veces), descubrirá en su propio hogar los cadáveres salvajemente asesinados de su mujer y su hija de tres años. Como os podéis imaginar los sentimientos de culpabilidad se vuelven frecuentes para Charlie, que verá además como es expulsado del cuerpo de policía, entre otras cosas porque es uno de los sospechosos de tan horrible crimen.

Así las cosas, no dudará en hacer de detective cuando su jefe le pida que colabore en la busqueda de una chica desaparecida. A partir de ahí, se verá envuelto en los más turbios negocios del crimen organizado, tendrá que viajar al sur de los Estados Unidos y seguir la pista de El Viajero, un asesino en serie. Y todo esto por supuesto sin perder de vista el caso sin resolver de su familia.

Todo lo que muere

La verdad es que al empezar a leerla se puede pensar que es demasiado típica: policía que pierde a su familia, sospechoso, expulsado del cuerpo y que decide intentar buscar al culpable por su cuenta. Pero si bien esto es cierto, la verdad es que ‘Todo lo que muere’ se sale de ese camino en más de una ocasión, y nos ofrece un conjunto mucho más rico que todo eso. Uno de los puntos que más destacaría, es por supuesto a Charlie Parker, ya que Connolly no pone mucho empeño en mostrárnoslo como el bueno de la novela. Ni mucho menos. Es un ser a ratos despreciable y violento como el que más, haciendo uso de la fuerza incluso en ocasiones que no es necesaria. Queremos saber qué ha pasado, y por supuesto maldecimos al sanguinario asesino, pero el amigo Bird no es tampoco un modelo de conducta, y él lo sabe.

Hay que reconocer que el comienzo de ‘Todo lo que muere’ es trepidante y frenético, justo lo que necesitaba en ese momento, y que engancha rápidamente. Pero cuando estamos en el ecuador del libro, la verdad es que se hace un poco pesado y repetitivo, nada grave, pero sí que pasa este pensamiento en más de una ocasión por la cabeza, ya que se repite el mismo patrón durante gran parte de la novela. Eso sí, en el último tercio nos olvidamos de todo eso y volvemos a disfrutar de esta historia violenta, truculenta y a ratos desagradable e incómoda, por los tipos de asesinatos que aquí vemos reflejados, llegando a un final sorprendente y que nos dejará más que satisfechos.

En cuanto a John Connolly, recordar que nació en Dublín en el año 1968. Estudió filología inglesa y trabajó como dependiente o camarero. Sigue viviendo en Dublín aunque tiene que pasar largas temporadas en Estados Unidos, ya que allí se desarrollan las aventuras de Charlie Parker. Entre sus títulos más destacados nos encontramos con Los amantes, El ángel negro o Los atormentados, todos con el ya mil veces citado detective.

Teniendo en cuenta todo lo dicho hasta ahora, puedo deciros que ‘Todo lo que muere’ es bastante recomendable, sobre todo si estáis ávidos de emociones fuertes y duras, que siempre hay un momento para todo. Por mi parte, me apetecía acercarme a una buena novela negra, y ésta sin duda lo es. Eso sí, he de reconocer que las series me echan un poco para atrás, y ya leí este título siendo muy consciente de que quizás fuera el único que leyera del amigo Parker, que después me da la flojera y hay mucho libro por leer. Pero tampoco descarto que un día de estos me levante y vuelva a tener ganas de asesinatos y sangre, y en ese caso, tendré muy en cuenta las novelas de John Connolly, sin duda.

La noche en que murieron llegó primero el coche patrulla, derramando luz roja en la oscuridad. Dos agentes entraron en la casa, con rapidez pero con cautela, conscientes de que acudían a la llamada de uno de los suyos, un policía que se había convertido en víctima en lugar de ser aquel a quien recurrían las víctimas.

Permanecí sentado en el pasillo con la cabeza entre las manos cuando entraron en la cocina de nuestra casa de Brooklyn y echaron un vistazo a los restos de mi esposa y de mi hija. Me quedé observando mientras uno llevaba a cabo un breve registro en las habitaciones del piso superior y el otro inspeccionaba la sala de estar y el comedor; entretanto, la cocina reclamaba su presencia sin cesar, les exigía que dieran fe de aquello.

Tusquets
Colección: Andanzas
432 páginas
ISBN: 978-84-8310-261-9
19 euros

Más información | Ficha en Tusquets
En Papel en Blanco | ‘El poder de las tinieblas’, de John Connolly

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio