Compartir
Publicidad

'Un Hombre en la Oscuridad', de Paul Auster: Primeras Impresiones

'Un Hombre en la Oscuridad', de Paul Auster: Primeras Impresiones
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podemos ser admiradores o no de la obra del neoyorquino Paul Auster (1947- ), pero todos los que hemos leído algo suyo estamos obligados por precepto a admitir que es uno de los mejores narradores de la actualidad. Auster es el triunfo del estilo sobre el contenido. Sus historias no suelen estar muy inspiradas, y combinan un surrealismo bizarro con un realismo monótono, pero las relata de una forma tan especial, con un sello tan único, que la estela de su escritura convierte a sus sencillas tramas en maravillas literarias.

'Un hombre en la oscuridad' es la nueva novela de este reputado autor, y esperamos su llegada para el 2 de septiembre. El periódico El País ha puesto a nuestra disposición los primeros párrafos de esta obra, para que comprobemos si el escritor, que últimamente deambula por el mundo del cine (con menos éxito que en la literatura, esa es la verdad), se mantiene en forma y va a ofrecer a sus seguidores un nivel de calidad al que nos (me incluyo) tiene acostumbrados.

El libro posee un inicio tajante, y Auster presenta a su protagonista-narrador sin presentárnoslo, como ya ha hecho otras veces. No lo describe a través de hechos o rasgos de personalidad, sino a través de lo que narra, de lo que siente, de sus miedos y reflexiones. Enseguida se mete en ese terreno árido, casi trágico, que es el sino habitual de los personajes austerianos. Con unas frases radicales por su limpieza y honestidad, los párrafos fluyen con un ritmo relajado y un tono intimista. Vamos, lo de siempre.

La pregunta es: ¿se ha estancado Paul Auster? ¿Es 'Un Hombre en la Oscuridad' la enésima revisión de los ejes argumentales planteados en, por ejemplo, 'La trilogía de Nueva York' o 'El libro de las ilusiones'? En tal caso, ¿es esto positivo o negativo? Paul Auster ha madurado, eso sí, y lo sabemos de primera mano porque su nuevo protagonista es un abuelo quejoso y neurótico. Auster casi siempre ha impuesto la edad de su protagonista teniendo en cuenta la edad que él mismo tenía en el momento de publicarse la novela, así que tener a un sesentón liderando el elenco de personajes es algo cuanto menos predecible.

Por suerte, en este fragmento, pasamos de las manidas meditaciones pausadas de almohada, al estilo de Ian McEwan, a la hipnótica historia de Owen Brick, un cabo en plena guerra que no sabe que lo es, y que desconoce porque está en el fondo de un pozo de varios metros de altura. Dicen que estos saltos del abuelo a Brick son el juego de incluir dos novelas en una. Y lo promocionan como si fuera la primera vez que se hiciera. No, señor. A bote pronto se me ocurren 'Todos los fuegos el fuego' de Julio Cortázar o 'Kafka en la Orilla' de Haruki Murakami. Y seguro que hay muchos más ejemplos. Además, ya se ve claramente qué historia es la más interesante: la de Brick. De lejos.

De todas formas, al César lo que es del César: Auster logra que un tono puramente narrativo como el suyo, que cuenta hasta el más mínimo detalle, alcance una perspectiva puramente visual, que no aburre y que por lo contrario implica al lector como sólo él sabe hacerlo. 'Un hombre en la oscuridad', a tenor por lo leído, tiene pinta de dejarme el mismo sabor de boca que algunos de sus otros libros: el de haber leído una novela complaciente, de atmósfera cerrada y narración impecable. Esperemos que esta vez el final sea algo más coherente, y por favor, Paul, más inspirado. Porque en ese caso, aunando sus virtudes, estaremos casi seguro ante una obra maestra.

Lectura del fragmento inicial | 'Un Hombre en la Oscuridad', de Paul Auster

En Papel en Blanco | Paul Auster, de nuevo en agosto Más Información | El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio