Compartir
Publicidad

'Un matrimonio perfecto' de Elizabeth Von Arnim

'Un matrimonio perfecto' de Elizabeth Von Arnim
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Reconozco que a Un matrimonio perfecto de Elizabeth Von Arnim le tenía las ganas desde antes de que saliera a la venta. Lo vi un día, como novedad ‘próximamente’ y me llamó muchísimo la atención. Tanto, que lo tenía pendiente para comprarlo en cuanto lo viera. Sin embargo, se me adelantaron, y a los pocos días de publicarse me lo encontré como regalo. Os podéis imaginar mi felicidad, claro.

‘Un matrimonio perfecto’ comienza con Lucy, una jovencita inglesa de vacaciones en Cornualles, mirando al mar. Su padre ha muerto inesperadamente hace tan sólo unas horas y aún no termina de creérselo. De repente aparece Wemyss, un hombre de unos cuarenta años, enérgico y nervioso, que ha perdido a su esposa hace unas pocas semanas. Entre los dos nacerá un sentimiento de mutua comprensión ante su dolor y lo que comienza como una amistad, pronto se convertirá en otro sentimiento más profundo.

Sin embargo, ya casados, la personalidad de Wemyss irá imponiéndose cada vez más a la dulce Lucy, descubriendo un temperamento egoísta hasta extremos insospechados, infantil e inmaduro, que conseguirá mantener en tensión no sólo a la pobre Lucy, sino también a la pobre lectora que sufre con cada ataque irracional de este caballero.

‘Un matrimonio perfecto’ es un libro angustiante, una historia sobre violencia psíquica y tortura psicológica de la que es difícil escapar. Aquí la trama es lo de menos, apenas existente. Lo verdaderamente maravilloso es el poderoso personaje central, Wemyss, que acapara cualquier escena y todo el oxígeno, dejándonos a los demás ahogados y exhaustos. El resto de personajes son meras comparsas en su vida, imprescindibles para que su vida sea tal y como quiere, pero sin mayor importancia para él que la de las flores en el jarrón el día de su cumpleaños.

Escrita en 1921, se la ha considerado como un anticipo de Rebecca de Daphne du Maurier, por la presencia imperceptible de la anterior esposa y la casa que parece rechazarla. Sin embargo, si en ‘Rebecca’ teníamos una trama policíaca, aquí son los personajes los que dominan la acción. Asistimos impotentes a la subyugación del personaje de Lucy, primero con incredulidad, luego con terror, hasta un final que se antoja inevitable.

La propia vida de Elizabeth von Arnim tiene mucho de novelesca. Nació en Australia en 1866, pero pronto se trasladó a Inglaterra donde fue educada. Prima de Katherine Mansfield, en un viaje a Italia conocerá al conde von Arnim, con el que se casará y se mudará a vivir a Alemania. La primera de sus novelas será Elizabeth y su jardín alemán, con tintes autobiográficos más que evidentes, que conocerá un éxito arrollador y será motivo de veintiuna reediciones el mismo año en el que se publicó, 1898. En 1910 murió su marido, y Elizabeth se trasladó a Suiza con sus cinco hijos. Allí recibía visitas de su prima Katherine Mansfield y de H.G. Wells, con el que también tendrá una relación amorosa. Más tarde, se trasladará a Londres y se casará con John Francis Russell, hermano mayor de Bertrand Russell, del que se divorciará mas adelante. Trasladada a la Provenza francesa, deberá abandonarla tras el estallido de la II Guerra Mundial. Marchará a Estados Unidos, donde morirá en 1941.

La verdad es que ‘Un matrimonio perfecto’ no me ha decepcionado en absoluto. He disfrutado muchísimo con su lectura y no tengo dudas que repetiré con la autora. Eso sí, ha habido momentos en los que lo he pasado mal, agobiada por el personaje de Wemyss y preocupada por el futuro de la chiquilla. Aunque está escrito en 1921 creo que es muy actual por cómo narra todo el proceso de un maltrato psicológico. No hay violencia física, pero es que no hace falta. Resulta asombroso como Lucy perdona cada locura, como la va enredando cada vez más, de manera que no sólo consienta, justifique e incluso se culpe del comportamiento de su marido. Resulta aterrador pensar en cuántos casos de este tipo siguen dándose en estos días, cuántos Lucys y Wemyss viven en nuestro mismo edificio, ajenos al resto del mundo. Una novela que no defrauda, eso os lo aseguro, y que te deja un regusto amargo de impotencia.

No habían transcurrido ni cinco minutos desde que Lizzie había salido de la habitación y Lucy había pasado del asombro y la tristeza más profunda a disculpar el comportamiento de Everard; al cabo de diez minutos había encontrado razones para justificarlo; al cabo de quince, se culpaba de lo sucedido. Había cometido una gran estupidez al marcharse corriendo de la habitación, y salir de la casa había sido una auténtica locura. Por supuesto, él había hecho mal en dejarla fuera, pero estaba enfadado y cuando la gente se enfada hace cosas de las que después se arrepiente.

Lumen 328 páginas ISBN: 9788426417626 21'90 euros

Más información | Ficha en Lumen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio