Compartir
Publicidad

'Una lectora nada común', de Alan Bennett

'Una lectora nada común', de Alan Bennett
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes de empezar a leer tengo que advertiros de una cosa, y es que mi compañero Sergio Parra ya le hizo una reseña a Una lectora nada común allá por el año 2008. Lo cierto es que yo lo he descubierto tras haberla leído, mientras buscaba información sobre el autor que ya se hubiera publicado en el blog. Aún así, no me resisto a compartir mis impresiones de este libro con vosotros, porque lo cierto es que lo he disfrutado muchísimo.

'Una lectora nada común' tiene por protagonista a una persona muy especial, nada más y nada menos que la Reina Isabel II de Inglaterra. Una reina que, a través de sus traviesos perritos, descubrirá la biblioteca ambulante que llega todos los miércoles a palacio. Y, bueno, ya que está allí e impelida por algun tipo de culpabilidad, se decide a llevarse un libro. Y este, señores y señoras, será el principio del fin.

Asesorada por Norman, un joven que trabaja en las cocinas y que elige sus lecturas en función de la orientación sexual del autor, la reina se convertirá en una lectora voraz e insaciable. Tan voraz que comenzará a descuidar sus obligaciones cada vez más, perderá esa puntualidad de la que siempre hacía gala e importunará a los demás con continuas preguntas sobre literatura. Todo ello, por supuesto, para desesperación de sus familiares y trabajadores. Descubierto el mundo de la lectura, el resto de cosas comenzarán a ser más relativas...

Alan Bennett escribe una fábula con personajes reales (y nunca mejor dicho) tratados con el más fino humor inglés. Hay en todo momento respeto hacia la figura de la reina, y la fabulación nos lleva por derroteros como la pasión por la lectura o la utilidad de la literatura. La reina se convierte así en un personaje cercano, con sus dudas, sus gustos y sus fobias. Curiosamente, la reina encuentra en la lectura una razón de ser más allá de las obligaciones de estado. Un cuento maravilloso sobre la capacidad que tiene la literatura de cambiarnos como personas, un alegato a favor del placer de leer.

Alan Bennett nació en Leeds en 1934 y a lo largo de su vida ha trabajado como actor, guionista y dramaturgo. La literatura, pues, no le pillaba muy lejos, y goza de gran prestigio como autor, tanto de novelas como de obras de teatro. Es autor del guión de la famosa película La locura del rey Jorge III, en el que ya trataba a la familia real inglesa. Su último trabajo publicado en España es La dama de la furgoneta, en el que mantiene ese humor inglés que le resulta tan característico.

Una de las cosas que más me han gustado de la novela es el recorrido que la reina hace por la literatura. Resulta gracioso reconocer obras leídas o incluso compartir gustos (según este libro, las dos somos fan de Nancy Mitford). La reina despierta simpatía e incluso, en algunos casos, compasión, como cuando compara su vida con la de Lauren Bacall. Un libro, en suma, para alegrarse la tarde, para reírse y también, como no, para pensar en lo mucho que nos cambia la literatura tanto por los autores elegidos como por el mero acto de leer.

Como os decía, lo he disfrutado muchísimo, y si tengo que ponerle alguna pega me uno a la queja que hacía mi compañero Sergio. 'Una lectora nada común' no es una novela. Es un relato un poco largo, se lee con demasiada rapidez y sabe a poco. Podría el autor haberle puesto más chicha, pero tampoco lo he echado de menos, la verdad. Una fábula para leer con una sonrisa permanente en la cara, para disfrutar de la lectura plenamente. Ah, y con sorpresa final incluida. Una delicia.

El atractivo, pensó, estaba en su indiferencia: había algo inaplazable en la literatura. A los libros no les importaba quién los leía o si alguien los leía o no. Todos los lectores eran iguales, ella incluida. La literatura, pensó, es una mancomunidad, las letras, una república. En realidad había oído usar esta expresión, la república de las letras, en ceremonias de graduación, títulos honorarios y demás, pero sin saber muy bien qué significaba. Entonces, que hablaran de cualquier clase de república le había parecido un poco insultante y hacerlo en su presencia una falta de tacto, como mínimo. Sólo ahora comprendía su significado. Los libros no se sometían. Todos los lectores eran iguales y esto le remontaba a los comienzos de su vida.

Anagrama 128 páginas Traducción: Jaime Zulaika ISBN: 9788433974754 13 euros

Más información | Ficha en Anagrama En Papel en Blanco | ‘Una lectora nada común’, de Alan Bennett

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio