Compartir
Publicidad

'Una oración por los que mueren' de Stewart O'Nan

'Una oración por los que mueren' de Stewart O'Nan
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo que confesaros que tengo un pequeño montón de libros que me he leído y aún nos he hablado de ellos. Entre ellos se encuentra Una oración por los que mueren de Stewart O'Nan, un libro que, no sé si lo recordaréis, ya nos habló de él Fausto allá por Diciembre de 2009 y desde entonces andaba rondando por casa. Tenía muy buena pinta, pero siempre acababa leyendo otros y fue el otro día, aburrida por un ataque imprevisto de insomnio, cuando me lo leí de un tirón.

Y lo cierto es que no pude haber elegido mejor. La novela me atrapó desde el primer minuto y vamos, ya os digo que me la leí enterita esa misma noche. Una historia aterradora, pero con el terror que se intuye, que se siente en el aire, sin necesidad de apariciones fantasmales u otros sucesos paranormales. Una novela dura, hermosa y contundente, que te atenaza el estómago incluso mucho después de haber terminado de leerla.

Jacob Hansen es el sheriff, enterrador y pastor del pequeño pueblo de Amistad, Wisconsin. Situada cronológicamente justo después de la guerra civil norteamericana, 'Una oración por los que mueren' nos cuenta como una terrible plaga se va cebando con el pueblo, como la muerte comienza a acechar a los vecinos sin importarle estatus social o moral. Hansen comenzará entonces una lucha feroz contra un enemigo invisible, una enfermedad contra la que nada se puede hacer, temiendo por su vida y sobre todo, por la de su mujer y su pequeña hija.

Emotiva y cruel, 'Una oración por los que mueren' nos lleva al terror puro, un terror que puede experimentar cualquiera, hacia la enfermedad, la muerte o la soledad. Una dura lucha por la supervivencia, contra un miedo primitivo y sinuoso, mientras Hansen intenta hacer lo correcto en todo momento, aunque eso le lleve a tomar decisiones duras y terribles. El amor será lo que lo guíe: el amor a su mujer, Marta; a su hija Amelia; y sobre todo, el amor hacia Amistad, el amor incondicional que como pastor siente hacia todos y cada uno de los integrantes del pueblo.

En un ambiente opresivo y oscuro, la muerte irá cercando cada vez más Amistad. La locura, la ira, el deseo inconsciente de sobrevivir, aunque sea a cualquier precio, llevará a los habitantes de este pacífico pueblo a una espiral de muerte y destrucción. Una vuelta de tuerca al terror psicológico sin aparecidos, sin asesinos retorcidos, sin salir de la normalidad. Simplemente un pueblo pequeño y una enfermedad incurable. Nada más. Y nada menos.

Lo que más llama la atención es que está escrita en su totalidad en segunda persona, algo a lo que no estamos acostumbrados y que permite empatizar de una manera extraordinaria con su protagonista. 'Una oración por los que mueren' es una novela durísima, y a la vez increíblemente hermosa y poética. No me importa confesar que lloré en un par de ocasiones, y es que asomarte a un infierno tan próximo y posible realmente asusta.

En cuanto al creador de esta obra, Stewart O'Nan, nació en Pittsburgh, Pensilvania, en 1961. Aunque es la primera novela que leo de él, en ralidad en Estados Unidos está considerado como uno de los mejores autores de terror contemporáneos, comparándolo con Stephen King (y eso que yo no soy muy fan del Sr. King). Llegó incluso a escribir a medias con King un libro sobre béisbol, Faithful. Otros de sus libros, como Emily, alone o Snow Angels han conocido un gran éxito. De hecho, 'Una oración por los que mueren' consiguió el Premio International Horror Guild en 1999.

'Una oración por los que mueren' es una lectura totalmente recomendable, aunque dura. El pellizco que te da en el estómago no se disipa fácilmente y el dolor que transmite también te acompaña en los días siguientes. Para muchos no será un libro de terror o, mejor dicho, no será lo que normalmente consideran un libro de terror, pero el miedo tiene muchas caras. Y la enfermedad, ya sea en forma de plaga o como sufrimiento íntimo, siempre tiene uno de los primeros puestos en nuestros miedos personales. Una novela conmovedora y triste, muy triste, pero cien por cien recomendable. Eso sí, depresivos abstenerse.

A pesar de todo, piensas, hay judías verdes para cenar. Convencerás a Marta para que cante mientras tú tocas el armonio y, después de que Amelia se duerma, os leeréis el uno al otro del libro de la señora Stowe hasta alcanzar el final del capítulo. Uno de vosotros bajará la luz de la lámpara y, en la oscuridad, la mano de Marta se encontrará con la tuya. En la cama, necesitaréis la colcha; te enroscarás bajo ella. Eso es lo bueno de vivir tan al norte; incluso con el calor del verano, las noches son frescas. «Jacob», dirá ella y te deseará dulces sueños. Y tumbado allí, a su lado, rezando en silencio tus oraciones, pensarás, qué mundo tan maravilloso, qué suerte tienes, y se lo agradecerás a Dios, le harás saber lo feliz que eres por todo; incluso a pesar del calor, el polvo o las lágrimas de esa desquiciada mujer.

La Factoría de Ideas 224 páginas ISBN: 9788498004618 Traducción: Javier Fernández Córdoba 14,50 euros

Más información | Ficha en La Factoría de Ideas En Papel en Blanco | 'Una oración por los que mueren', de Stewart O'Nan: terror en estado puro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio