Compartir
Publicidad

'Viaje al pasado', de Stefan Zweig

'Viaje al pasado', de Stefan Zweig
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que ya os dije una vez lo muchísimo que me gusta Stefan Zweig. La verdad es que últimamente ando escasa de tiempo, por lo que acabo leyendo libros de relatos, que me permiten dejarlos y retomarlos con relativa tranquilidad, o bien novelitas cortas que pueda leer de un tirón en una tarde que tenga libre. Y esto precisamente es lo que me ocurrió con Viaje al pasado de Stefan Zweig. Lo tenía pendiente de lectura desde hace ya bastantes meses, y el otro día me lié la manta a la cabeza. Sabia decisión, desde luego.

‘Viaje al pasado’ se basa en el reencuentro de dos amantes, una circunstancia aparentemente fácil. Así, nos narra la historia de Ludwig, que pasa de una infancia sumida en la pobreza a ser secretario personal de un alto cargo de la compañía en la que trabaja, viviendo en casa de éste e, inevitablemente, enamorándose de su mujer. Sin embargo, el destino es cruel, y antes de que culminen su amor, Ludwig deberá marchar a México, y, a causa de la I Guerra Mundial, no podrán reencontrarse hasta nueve años más tarde.

Y aquí es donde la historia amarga, porque pronto se hace patente que por mucho que ellos lo deseen, ya no son los mismos. Dos seres que se amaron y que creen amarse aún, pero el tiempo lo cambia todo. Así, vemos la contraposición entre deseo y realidad de un amor que se sustenta del recuerdo, pero que ahora se convierte en algo vulgar y ajeno, casi repugnante. El dolor del amor, ah.

‘Viaje al pasado’ está escrito íntegramente desde el punto de vista de Ludwig. Sus pasiones, sus sentimientos, todo orbita en torno a él. Muestra de ello es que ni siquiera llegamos a conocer el nombre de la amada. Quizás sea esta la mejor manera de retratar un amor que muere, unilateralmente, sin apenas entrever los sentimientos de la otra persona. Como ocurre en realidad. Ludwig la ve sólo a través de si mismo y a través de su amor, y lo que él cree que es el despertar de una antigua pasión es una sensación engañosa, un falso y descorazonador deseo de que todo siga igual que nueve años antes.

Como siempre, Zweig es capaz, a través de una circunstancia aparentemente fútil de adentrarnos en las pasiones humanas de la manera más descarnada. El amor, el desamor, el olvido, la pasión y la ambición se entremezclan para dar paso a un relato de apenas noventa y seis páginas que engancha desde las primeras líneas. La historia de un amor vivido en el recuerdo y que, casi con toda seguridad, está idealizado por su protagonista, como ocurre siempre con lo ya pasado. Sentimientos a flor de piel y una pasión difícilmente contenida que, sin embargo, va diluyéndose con el paso del tiempo.

Al contrario de lo que me ocurrió con ¿Fue él?, que me gustó muchísimo pero no creo que sea lo más característico de Zweig, con ‘Viaje al pasado’ nos encontramos con las principales señas de identidad de este autor vienés. El detalle por los sentimientos, las relaciones amorosas, los personajes vivos, todo ello conforma un mundo particular que nunca me canso de leer.

Me parece muy curioso que el propio Stefan Zweig llamara a este relato por el título alternativo de Resistencia de la realidad, lo que nos da muchas pistas para saber por dónde van los tiros de la historia. Comentaros que esta historia también aparece en la recopilación La mujer y el paisaje, también editado por Acantilado, que me regalaron hace tiempo y sé que está en casa de mis padres, pero no me preguntéis exactamente donde... Por cierto, si tenéis curiosidad, pero no os fiáis de mi opinión, la editorial tiene en la web las primeras páginas a disposición de los lectores.

Como habréis podido comprobar ‘Viaje al pasado’ me ha gustado muchísimo. También es verdad que me ha servido como catalizador para relajarme de una temporada pasada especialmente dura, y sinceramente, agradecí muchísimo ese rato en el sofá en compañía de este libro. Pero claro, yo no soy objetiva, aún no he leído nada de Zweig que no me haya gustado, aunque también es verdad que me quedan algunos por leer. Tiempo al tiempo y que vengan muchas tardes libres...

Hacía más de nueve años que se habían visto por última vez. Separados desde entonces por una distancia insalvable, se sentían doblemente violentos al estar juntos de nuevo sin poder iniciar una conversación. ¡Dios mío, qué largos, qué vastos habían sido aquellos nueve años, cuatro mil días y cuatro mil noches, hasta ese día, hasta esa noche! ¡Cuánto tiempo, cuánto tiempo perdido! Y, sin embargo, en su mente destacaba un único recuerdo, un segundo antes de haberse conocido, el principio del principio.

Editorial Acantilado Colección Cuadernos del Acantilado 96 páginas ISBN: 978-84-96834-99-6 Traducción: Roberto Bravo de la Varga 9 euros

Más información | Ficha en Acantilado En Papel en Blanco | '¿Fue él?' de Stefan Zweig

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio