Compartir
Publicidad

"35 bujías", de Pedro Salinas

"35 bujías", de Pedro Salinas
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pedro Salinas es mucho más conocido por otros poemas de amor, los de 'La voz a ti debida' o Razón de Amor', pero vamos a detenernos en unos versos diferentes. En los primeros libros de Pedro Salinas ('Seguro azar', 'Fábula y signo') el autor cultiva una poesía cercana al cubismo, en la que la realidad exterior o la amada es captada a pinceladas, desdibujándose, fragmentándose. El receptor ha de recomponer esas imágenes fragmentarias.

Además, aparece la fascinación, que inauguraran los futuristas, por la modernidad. Objetos como los automóviles, inventos como la electricidad, las bombillas... se hacen comunes en la poesía vanguardista, y en ocasiones el yo poético parece mantener una relación afectiva o amorosa con ellos.

El poema "35 bujías", que forma parte de 'Seguro azar', es un ejemplo de deshumanización, por la cual Pedro Salinas expresa su admiración hacia la invención de la electricidad. 35 bujías era la medida habitual de potencia en las primeras bombillas, que aquí parecen cobrar vida.

En este poema no encontramos una historia de amor humano, sino una muestra de admiración del yo poético por los objetos. Una serie de hermosas y originales metáforas (castillo de cristal, lanzas, guiñadoras espías) inician este poema que se desenvuelve entre imágenes de un amor iluminado y eléctrico, lejos de la carne, lejos de la persona.

Su amada eléctrica le permitirá, al final, en la noche, descifrar formas y signos leves en mares de blancura, esto es, leer. Ella le acompaña persiguiendo las palabras.

35 BUJÍAS, de Pedro Salinas

Sí, cuando quiera yo la soltaré. Está presa aquí arriba, invisible. Yo la veo en su claro castillo de cristal, y la vigilan (cien mil lanzas) los rayos (cien mil rayos) del sol. Pero de noche, cerradas las ventanas para que no la vean (guiñadoras espías) las estrellas, la soltaré (Apretar un botón.). Caerá toda de arriba a besarme, a envolverme de bendición, de claro, de amor, pura. En el cuarto ella y yo no más, amantes eternos, ella mi iluminadora musa dócil en contra de secretos en masa de la noche (afuera) descifraremos formas leves, signos, perseguidos en mares de blancura por mí, por ella, artificial princesa, amada eléctrica.

Como vemos, la versificación irregular es muestra del deseo de renovación métrica de la Generación del 27, como hiciera el Vanguardismo en general. La mejor métrica para hablar de un tema tan novedoso.

No olvidéis agradecer a vuestras amadas eléctricas, sea en forma de bombilla, sea en forma de pantalla, que os hayan permitido leer este poema de Pedro Salinas, "35 bujías".

Más información | Comentario de Texto Foto | inakihuarte en Flickr En Papel en Blanco | En primer Manifiesto Futurista: la velocidad y la modernidad, El Primer Manifiesto Futurista: novedad y violencia, El Futurismo: antiacademicismo y declive del movimiento, Biblioteca Áurea edita la obra completa de Pedro Salinas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio