Compartir
Publicidad

César Vallejo a 70 años de su muerte

César Vallejo a 70 años de su muerte
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy 15 de abril se cumplen 70 años del fallecimiento de César Vallejo, uno de los autores más universales de América Latina. Nació en Santiago del Chuco, Perú, en 1892 y murió en París en 1938. Comenzó a estudiar la carrera de Letras en la Universidad Nacional de Trujillo pero debió abandonarla por razones económicas y se dedicó a ayudar a sus padres. Pronto comenzará a dar clases y es asi como pudo culminar sus estudios universitarios con una tesis sobre el romanticismo en la poesía castellana.

En 1919, ya en Lima, publica su primer poemario Los heraldos negros de claro tinte modernista, con influencias de Baudelaire y de Herrera y Reissig pero marcado por la exhibición de los sentimientos y el dolor. Su verso inicial (Hay golpes tan fuertes en la vida, yo no sé ...) es una marca inconfundible en la tradición poética del continente y del mundo hispano.

En 1920 muere su madre y él es injustamente encarcelado acusado de haber participado en el incendio y saqueo de una casa. En la cárcel escribe los poemas que serán publicados bajo el nombre de Trilce y que, según la crítica, vaticina el vanguardismo de años posteriores. Igualmente por esos años incursiona en el cuento y gana un concurso con el relato Más allá de la vida y de la muerte.

A partir de Trilce, el poeta se muestra mucho más irreverente con el uso del lenguaje y se permite hacer juego de mucha ruptura formal con la tradición que ya venía fragmentándose con el modernismo pero que con la Vanguardia llega al extremo. Este cambio se verá profundizado a partir de su amistad con los poetas surrealistas a quienes conoce en París en 1923, así como con Vicente Huidobro, por ejemplo.

Es también en esos tiempos en que Vallejo se acerca al marxismo. Junto con el escritor español Juan Larrea con quien forma una revista. Sigue colaborando con varias publicaciones como Variedades, Amauta, Mundial y el diario El Comercio. Viaja varias veces a Moscú y de vuelta a París y en 1934 se hace miembro del Partido Comunista peruano, fundado por Mariátegui.

En París ejerció labores docentes pero en 1938 fue ingresado en un hospital con una crisis de agotamiento de la cual no se recuperará. Fallecerá la lluviosa tarde del 15 de abril, hace exactamente 70 años. Sus restos reposan en el Cementerio de Montparnasse, aunque haya la sospecha de que fueron robados. Su esposa publicó después de su muerte el libro Poemas Humanos y también España, aparta de mí este cáliz, que es una demostración muy clara de lo cerca y afectado que se encontraba el poeta de y por la Guerra Civil Española.

Hoy está siendo homenajeado en varias partes del mundo con lecturas, exposiciones y seminarios. Yo me tomo la libertad de compartir con ustedes los primeros versos del poema Espergesia que sin ser de los más sonados ,en uno de los que más me gustan ya que transmite mucho de lo que podía ser su concepción de la vida y el espíritu que guió su obra poética:

Yo nací un día que Dios estuvo enfermo. Todos saben que vivo, que soy malo; y no saben del diciembre de ese enero. Pues yo nací un día que Dios estuvo enfermo. Hay un vacío en mi aire metafísico que nadie ha de palpar: el claustro de un silencio que habló a flor de fuego.

Más información | Poemas de Vallejo Más información | España, aparta de mi este cáliz (audio)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio