Compartir
Publicidad

Diccionario Literario: copla de pie quebrado

Diccionario Literario: copla de pie quebrado
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La copla de pie quebrado es el nombre que se le da a cualquier tipo de estrofa compuesta por versos octosílabos combinados con versos tetrasílabos. El pie o metro “quebrado” es el que se queda a la mitad, partido. La estrofa podía tener muchas variantes en la distribución de las rimas y en la situación del pie quebrado, ha sido utilizada en diversas épocas de la literatura española, y se encuentra ya en el ‘Libro de buen amor’ del Arcipreste de Hita.

Sin embargo, el momento de mayor apogeo de esta estrofa fue durante el siglo XV, y la forma más conocida, empleada con maestría en versos inolvidables por Jorge Manrique, está en sus Coplas a la muerte de su padre. Por ello a la copla de pie quebrado se la conoce también con el nombre de “estrofa manriqueña” o “sextilla manriqueña”.

La copla manriqueña es una doble sextilla de tercetos simétricos en los que a dos octosílabos sigue un verso corto (el pie quebrado) que puede ser tetrasílabo, o pentasílabo si es posible hacer sinalefa con el verso anterior o éste finaliza en sílaba aguda. En estos casos, se produce una compensación silábica.

La doble sextilla manriqueña presenta la siguiente disposición de las rimas: 8a8b4c8a8b4c – 8d8e4f8d8e4f. Esta combinación métrica pudo ser usada por primera vez por Juan de Mena y otros poetas castellanos, pero fue Manrique quien la elevó a la máxima categoría.

Después, la estrofa manriqueña fue admirada y llevada al papel por los románticos, como Zorrilla y Espronceda, y por los modernistas, como Rubén Darío o la Generación del 27 con Alberti... Hasta llegar a nuestros días, cuando muchos poetas se aprovechan del ritmo especial que impone el pie quebrado.

Rubén Darío ensaya una divertida ‘Canción de Carnaval’ para celebrar el apogeo del gozo y del placer con dos variantes del pie quebrado (8a8b8a4b y 8a8b8b4a):

Musa, la máscara apresta,
ensaya un aire jovial
y goza y ríe en la fiesta
del Carnaval.
Ríe en la danza que gira,
muestra la pierna rosada,
y suene, como una lira,
tu carcajada.

Que él te cuente cómo rima
sus amores con la Luna
y te haga un poema en una
pantomima.

Una de las muestras más recientes de empleo de la copla de pie quebrado manriqueña es la que emplea el cantautor Joaquín Sabina en su crítico poema “Sudacas de pie quebrado”.

Pero qué mejor manera de acabar este repaso si os dejo con los inmortales versos del comienzo de las ‘Coplas’ de Jorge Manrique, tal vez la mejor muestra de copla de pie quebrado:

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiera tiempo passado
fue mejor.

En Papel en Blanco | La obra poética de Jorge Manrique

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio