Compartir
Publicidad

El aullido de una generación

El aullido de una generación
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
"He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por la locura, famélicos, histéricos, desnudos, arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de un colérico picotazo"

Así empieza Aullido, el poema que describe y condensa las inquietudes de la generación beat, un movimiento literario que agrupó a diversos jóvenes norteamericanos nacidos durante el primer cuarto del siglo XX. Su autor, Allen Ginsberg, se despojó de cualquier formalismo y métrica tradicional para plasmar la realidad de la juventud de su época. Una generación que llevó el desencanto como seña de identidad y que inspiró a artistas de todas las disciplinas, como por ejemplo Bob Dylan.

Cada verso del poema es un bocado arrancado de la realidad nutrido por emociones muy intensas. Sus palabras nos conducen por garitos y calles oscuras, nubes de marihuana y jóvenes que no saben hacia dónde conducir sus pasos. La pintura, la música y la literatura acompañan también a esas mentes en la búsqueda de un lugar donde caerse muertas.

Aullido no es el único testimonio de esos desconcertantes años. Entre otros, Jack Kerouac y William Burroughs también emborronaron cientos de hojas con vivencias y pensamientos suscitados por el nihilismo, la vida errante y el consumo de drogas. El primero nos legó dos obras fundamentales para comprender el espíritu que los movía: En el camino, de 1957, y Los Subterráneos, publicada un año después. Ambas recogen las experiencias de años deambulando por diversos lugares de EE.UU.

Burroughs, por su parte, es algo más difícil de clasificar. Quizá las obras más próximas a sus contemporáneos sean Yonki o Marica, en las que describe dos ways of life que nada tenían que ver con la imagen del sueño americano que el país quería vender al exterior. Sin embargo, con El almuerzo desnudo dio el salto hacia un mundo propio imposible de etiquetar. Su estilo contiene elementos beat, pero también es muy próximo a la escritura automática de los surrealistas o incluso a la anarquía formal del dadaísmo.

Junto a estos autores, también hay otras figuras destacadas de esta generación, como Neal Cassady o Timothy Leary que, entre otras cosas, profundizó en el uso terapéutico y espiritual de las drogas alucinógenas.

Más información | Generación Beat Más información | Aullido En Papel en Blanco | Generación Beat

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio