Compartir
Publicidad

Kay Ryan, poeta laureada de los Estados Unidos

Kay Ryan, poeta laureada de los Estados Unidos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Kay Ryan es una poeta que puede ser definida perfectamente como una outsider, es decir, como una persona, una artista, que se mueve poco en los niveles públicos y que prefiere más bien la soledad. Ella acaba de ser seleccionada como la Poet Laureate de los Estados Unidos, específicamente la número 16 después de Charles Simic.

El Poet Laurate es un premio que brinda la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos y consiste en una estadía de un año en Washington con un contrato de 35.000 dólares más 5.000 para viajes, durante el cual el escritor (la escritora, en este caso) se encargará de representar, por un lado, lo más excelso de la producción poética del país y, por otro, se encargará de promover la lectura y producción poética entre las personas.

Ryan ha sido comparada repetidas veces con Emily Dickinson y ahora, después de leerla puedo entender por qué a que para ella la poesía es producto de una suerte de experiencia mística que ella ilustra con un viaje en bicicleta que hizo a los 29 años con una amiga y durante el cual ella esperaba decidir si debía dedicarse por entero a la poesía. Mientras pedaleaba, se sintió una con todo lo que le rodeaba y justo allí hizo la pregunta acerca de su futuro como escritora y la respuesta fue ¿Te gusta?. En ese instante supo con certeza que era a la escritura poética que se quería dedicar.

Y esa dedicación ha dado como resultado seis libros, premios y algunas becas como la Guggenheim de creación. En sus poemas, la escritora nacida en San José, California, en 1945 juega con imágenes de la cotidianidad pero a través de un juego sorpresivo del lenguaje. Tiene un gran sentido del humor que puede apreciarse en sus lecturas públicas y la verdad es que no dudo que sabrá apasionar a más de uno en el oficio. Y quizás también a algunos editores en lengua castellana para una que otra traducción.

Por lo pronto, comparto uno de sus poemas que dan muestra de la sencillez del lenguaje, pero también de la profundidad de las imágenes que siempre apelan a la interioridad:

It’s hard not to jump out instead of waiting to be found. It’s hard to be alone so long and then hear someone come around. It’s like some form of skin’s developed in the air that, rather than have torn, you tear.

Vía | New York Times Más información | Moleskine Literario Más información | Christian Science Monitor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio