Compartir
Publicidad

Miguel Hernández: otro legado en disputa

Miguel Hernández: otro legado en disputa
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 30 de octubre de 2010 se cumplirán 100 años del nacimiento de Miguel Hernández, el "poeta de la tierra", el primero por el que yo me acerqué a la poesía. Cuando están a punto de comenzar los homenajes a su figura, se abre la caja de Pandora y salen los demonios del legado. A la disputa en torno a Rafael Alberti, Vicente Aleixandre o la tan debatida en las últimas semanas de Franz Kafka, se le une ahora la del autor de las Nanas de la cebolla, fallecido mientras cumplía una condena de treinta años (pena de muerte, en un primer momento) en marzo de 1942.

Precisamente hoy tendrá lugar la Comisión Nacional del Centenario, presidida por los Reyes e integrada por el Gobierno central, el autonómico de Valencia, los ayuntamientos de Elche y Orihuela –ciudad natal del poeta–, el Instituto Cervantes y varias universidades. La situación actual es que ni siquiera la recién creada sociedad Orihuela 2010 puede enmarcar los actos que están preparando dentro del "centenario Miguel Hernández", pues la familia les ha prohibido utilizar el término (en su defecto, tienen que referirse al "año hernandiano").

En 1982, la viuda del poeta, Josefina Manresa, cedió la obra y los bienes de Miguel Hernández al Ayuntamiento de Elche, a cambio de un acuerdo por el que éste se comprometía a pagarle 50.000 pesetas mensuales y a cubrir la educación de sus nietos hasta el final de sus estudios universitarios. Según la familia, esto nunca se cumplió. A la muerte de Josefina en 2002, su nuera, Lucía Izquierdo, se hizo cargo de todo, prorrogando dicho acuerdo por siete años más a cambio de 108.427,94 euros anuales.

La cercanía del centenario puso en marcha la renegociación y, por ende, la subasta. Como es habitual en estos casos, la Biblioteca Nacional ha hecho una valoración de los bienes del poeta de 2,1 millones de euros, que no ha satisfecho a los familiares (aparentemente piden tres veces más); mientras, la alcaldía de Elche ofrece 3 millones, y hay versiones contradictorias sobre si el Ayuntamiento de Orihuela también tiene interés en atesorarlos. Por otro lado, el Centenario Miguel Hernández S. L., sociedad que representa los intereses de la familia, asegura que existen más partes implicadas.

No parece claro que la familia esté dispuesta a vender; mientras los ayuntamientos desean adquirir el "lote" completo de una sola vez, los herederos prefieren seguir con el método del depósito:

Estamos dispuestos a negociar con las instituciones que acepten el legado en depósito con garantías de mejor conservación y respeto al poeta.

A la disputa en torno a estos 1.200 folios manuscritos y a los objetos personales del poeta se le añade la problemática de la reproducción de las obras ya publicadas, debido a los excesivos royalties que reclama la familia (caso similar al de Alberti). El asunto parece haberse radicalizado desde el momento en que la gestora Centenario Miguel Hernández S. L. se hizo cargo de todo. A partir de su llegada, nos apartamos. Deseo que el centenario llegue a buen fin. Lo único que me preocupa es engrandecer la figura del poeta, comenta el político Alfonso Guerra.

Lo único que parece seguro es lo aprobado hace tres años por la Sociedad Española de Conmemoraciones Culturales: un congreso, una exposición en la Biblioteca Nacional y una reedición de las Obras Completas en Espasa. En el camino ha quedado un documental impulsado por el propio Guerra, que ha visto como la Sociedad para el Centenario Miguel Hernández, SL. ha preferido concentrarse en un proyecto cinematográfico "made in Hollywood" con el rostro de Johnny Depp que, hasta el momento, no ha logrado ningún apoyo.

Rogelio Blanco, Director General del Libro, ha declarado:

Se hará una gran exposición en la Biblioteca Nacional, con un gran catálogo, y esperamos que la familia tenga un sentido ponderado y favorezca la edición y la divulgación de su obra. Hay grandes editoriales dispuestas a hacer un trabajo excepcional. (...) Va a ser un 'tsunami' cultural, quien se empeñe en poner palos en la rueda, fracasará.

En fin, revuelve un poco el estómago que nuevamente el dinero se interponga en el recuerdo, la divulgación y el conocimiento de un poeta de la talla de Miguel Hernández. Poeta que, por cierto, escribió las 'Nanas de la cebolla' para un hijo recién nacido al que su esposa sólo podía alimentar con jugo de cebolla, tal era su pobreza.

Vía | El País En Papel en Blanco | La disputa por las herencias, ¿A quién pertenece el archivo secreto de Franz Kafka?, La disputa por la herencia de Stieg Larsson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio