Compartir
Publicidad

Mitología y sonetos en el Renacimiento

Mitología y sonetos en el Renacimiento
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el Renacimiento se da una expansión de la cultura grecolatina fruto del humanismo y del deseo de reavivar el cultivo y el conocimiento de los autores clásicos. Por ello, en el estudio de la literatura occidental referido a la presencia de la mitología clásica en las letras, pasa por lo griego y lo latino, ya que Grecia es la creadora de esos mitos (y algunas veces también la transmisora directa) y la literatura latina es la transmisora habitual.

En el siglo XVI son editados y difundidos profusamente los autores claśicos, y serán los poetas de Roma quienes marquen la pauta y se alcen como principales modelos de imitación y fuentes más frecuentadas de argumentos. En lo que se refiere a la mitología interesan mayormente Virgilio y Ovidio, sobre todo ‘Las Metamorfosis’, la fuente mitológica más consultada durante el Siglo de Oro.

A partir del Renacimiento, los mitos interesarán como materia de una buscada perfección formal, al tiempo que como expresión del subjetivismo y de toda una gama de situaciones en las que el hombre, con sus pasiones, limitaciones y afanes, converge.

Y es que la principal forma en que la literatura española de los siglos XVI y XVII canalizó el material mítico antiguo (en buena parte ovidiano) es el soneto. A esta forma estrófica compuesta por dos cuartetos y dos tercetos se recurre, ya sea como materia monográfica (al estilo del de Dafne de Garcilaso, de los muchos de Juan de Arguijo o de algún soneto de Hernando de Acuña), ya como elemento ejemplar (al modo de algunos de Garcilaso, como el soneto XII, y de muchos de Lope de Vega).

El soneto, debido a su forma escueta, no puede dar cabida a una larga narración, por lo que no encontramos la explicación de los mitos. Éstos se dan por sabidos, y se selecciona determinadas unidades míticas, parcelas de un relato más amplio.

Esta selección se realiza destacando algún contraste o paradoja, comentando las anécdotas con agudeza o moralidad, o bien poniéndolas como preludio y frontal (y a veces colofón) de una reflexión subjetiva.

El soneto en el Renacimiento es la forma más utilizada para mostrar la mitología en distintos episodios, aunque no la única, ya que el universo mítico era (y es) lo suficientemente extenso como para salpicar todos los géneros e incluso constituir uno propio.

En Papel en Blanco | Diccionario Literario: mitografía, ‘Philosophia secreta’, de Juan Pérez de Moya, Qué es el Beatus ille

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio