Compartir
Publicidad

Concedidos los XVIII Premios Edebé infantil y juvenil

Concedidos los XVIII Premios Edebé infantil y juvenil
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado miércoles veintisiete de Enero se dieron a conocer los XVIII Premios Edebé infantil y juvenil, siendo los ganadores Rodrigo Muñoz Avia con Mi hermano el genio en el apartado infantil y Maite Carranza con la obra Palabras envenenadas en el apartado juvenil. En esta edición se han presentado un total de doscientos sesenta originales y está dotado con 55.000 euros entre las dos categorías, 30.000 para juvenil y 25.000 para infantil, ¡un buen pellizco!

Empezando por el apartado infantil, Rodrigo Muñoz con 'Mi hermano el genio' ha conseguido su segundo Premio Edebé, que no está nada mal. En esta ocasión, se centra en la historia de Lola, una niña de diez años apasionada por el fútbol, pero sus padres la apuntan a clases de violín para que sienta amor por la música, ya que su hermano es un auténtico niño prodigio y un genio con el piano. En las ochenta páginas de esta obra ahonda en lo que siente la hermana de alguien así. Con estas palabras lo explica el propio autor madrileño:

He querido escribir sobre qué pasa cuando lo que se espera de nosotros es distinto a lo que queremos ser en realidad y cómo reacciona una niña cuando encuentra que le están marcando tan férreamente los caminos.

En cuanto al apartado juvenil, Maite Carranza ha tratado un tema muy espinoso en 'Palabras envenenadas'. Ella misma ha explicado que sentía miedo, asco y rabia mientras lo escribía, y al parecer, todo esto se ha visto plasmado en el libro. Y es que nos relata la desaparición de una chica de quince años, Bárbara Molina, de manera violenta y extraña. En esta novela se denuncia los abusos sexuales infantiles y sus consecuencias.

El relato está contado desde tres ópticas diferentes: la mirada de un mosso d'esquadra que inicia la investigación, la de la madre de la protagonista y la de una amiga de Bárbara. Está tratada con un tono policiaco y se centra en un día trepidante. Así nos explica Maite que la chica desaparecida ha sido el personaje que más trabajo le ha costado interpretar:

El papel más difícil de interpretar para mi porque es ponerse en la piel de alguien que no está muerta, como todo el mundo piensa, y que ha desaparecido cuatro años, encerrada en un zulo, algo que en la realidad ya ha sucedido.

Maite Carranza, nacida en Barcelona y licenciada en Antropología, reconoce que el caso de la austríaca Natasha Kampush le sirvió para poder iniciar su historia, que supone un cambio de registro en su obra y que está escrita sin ningún tipo de concesión, intentado revelar qué lleva a una persona a sobrevivir en tan indignas circunstancias.

No pintan nada mal ninguna de las dos historias para moverse en el ámbito para el que están creadas, llamando especialmente la atención el tema tan duro tratado por 'Palabras envenenadas'. De entrada ya han conseguido un importante premio, ¡enhorabuena a ambos!

Vía | Yahoo! Noticias Foto | Agencia EFE

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio