Compartir
Publicidad

Eliacer Cansino y su 'Habitación en Babel'

Eliacer Cansino y su 'Habitación en Babel'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos son días de revisar las gavetas de la cómoda, organizar los libros, revisar los archivos y mirar lo que ha ocurrido durante el año. Es así como comienzo a pasearme por algunas noticias que quedaron en el tintero (léase en mis borradores de Papel en Blanco) y que por una razón u otra no pude llegar a publicar.

Una de ellas tiene que ver con un título que bien vale como recomendación para un buen regalo para el Día de Reyes. Y es que el libro con el cual Eliacer Cansino ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2010 me resulta particularmente atractivo y pertinente.

Se trata de la novela Una habitación en Babel editada por el sello Anaya y que se desarrolla en un edificio en el que los personajes hablan distintas lenguas y en el que, con frecuencia, no pueden entenderse. Este libro ya había merecido el año pasado el VI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil y vio ratificada su importancia con este nuevo reconocimiento nacional.

No puedo adelantar mucho sobre la novela, pero si puedo partir de algunas de las reflexiones del autor para tratar de animarlos a leerlo y a pensar conmigo un poco en torno al tema, que viene al dedillo en estos tiempos .

Cansino, catedrático y escritor nacido en Sevilla en 1954, dice que la novela se sirve de la anécdota como excusa para reflexionar, no solamente acerca del tema del lenguaje, sino también acerca de la identidad y la comunicación y lo humano esencial:

Babel también hace referencia a la propia confusión en que vivimos los seres humanos. Cada uno de nosotros es una Babel en la que conviven muchos yos distintos con sus preocupaciones. A través de los personajes intento afrontar problemas existenciales que me interesan. Son los problemas eternos del ser humano: la soledad, el sentido de la vida, la trascendencia, la dignidad... Todas esas cuestiones que se encuentra un hombre cuando está a solas y reflexiona sobre sí mismo

El edificio, obviamente remite a la conocida Torre de Babel que los hombres quisieron construir para llegar al cielo. La mitología dice que Yahvé hizo que todos comenzaran a hablar diferentes idiomas de manera tal que no pudieran comunicarse ni pudieran ponerse de acuerdo para culminar el edificio. La separación y los conflictos vinieron entonces de existencia de las lenguas diferentes y de la consecuente incomprensión entre los seres humanos.

Plantear este tema en un libro para niños ya me parece algo sumamente atractivo y mucho más si lo relacionamos con el componente cultural de las diferentes comunidades lingüísticas con las cuales interactuamos a diario. Resulta un tema también de una importancia muy actual cuando pensamos, por ejemplo, en todas las modificaciones que ha sufrido la Gramática Española en el ejercicio de incorporar las múltipleas variaciones dialectales de nuestra lengua en América y en España.

Vivimos en un mundo en el que la multiculturalidad marca la pauta, donde convivimos en un mismo espacio con personas provenientes de múltiples lugares del mundo. Al mismo tiempo, las tecnologías y el intercambio hacen que la lengua cambie de una manera asombrosamente rápida y que a veces no tengamos ni siquiera tiempo para la meditación, la reflexión, la conversación.

La identidad, los nacionalismos, la comunicación, los acuerdos, los conflictos, la soledad y la comunión con el otro pasan siempre por el lenguaje. Él es nuestra arma más preciada; con él construimos y destruimos realidades, así que bien vale la pena detenerse en reflexionar acerca de la manera como lo usamos tanto hacia el interior de nosotros mismos como hacia el exterior.

Cansino hace honor a lo que predica y este libro es una prueba de lo que él busca en la literatura, como ha expresado recientemente en un encuentro digital de RTVE:

Suelo decir que un libro es un viaje. Nos montamos en una parada y tenemos que bajarnos en otra. Si no hay transformación, por mínima que sea , no merece la pena la lectura

Vía | El País Más información | Eliacer Cansino gana el VI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio