Compartir
Publicidad

La concepción de Hitler según Mailer, premio a la peor escena sexual de ficción

La concepción de Hitler según Mailer, premio a la peor escena sexual de ficción
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde 1993 la revista británica Literary Review viene entregando el Bad Sex in Fiction Literary Award a la peor escena sexual descrita en un libro publicado durante el año. Las bases del premio tratan de llamar la atención sobre el uso crudo, de mal gusto y, en ocasiones, superficial de pasajes redundantes de descripción sexual en la novela moderna, y desanimar a ello. Sólo que en esta ocasión la labor de enmienda quedará truncada porque se entrega por primera vez de forma póstuma.

El premiado es Norman Mailer, fallecido a principios de mes, por su última novela El castillo en el bosque. En ella describe la infancia de Hitler a través de los ojos de un demonio-agente de las SS. Y la escena que le ha hecho merecedor del galardón es precisamente la concepción del futuro genocida bajo la mirada del demonio voyeur. Para empeorar las cosas Mailer hace de los padres de Hitler tío y sobrina, y describe su abrazo carnal con una avidez que sólo podía provenir del Maligno.

Estamos seguros de que se habría tomado el premio con buen humor, han dicho los jueces.

La victoria de Mailer no estaba en ninguna de las quinielas, sin embargo. Los críticos apostaban por Christopher Rush y su Will, en dónde un joven Shakespeare describe con irritante detallismo los recovecos de la anatomía de su esposa. O Jeanette Winterson por The Stone Gods, en dónde se trata de sexualidad entre humanos y robots y genitales de silicona. O el actor David Thewlis ("Remus Lupin" en las pelis de Harry Potter) por The Late Hector Kipling, en dónde un pezón es impregnado de gasolina de mechero, incendiado y remojado después en cerveza.

Con el sexo de ficción pasa un poco como con el real, creo yo, que nunca estás seguro de no estar haciendo el ridículo. Por eso entre los nominados estaban también, aparte del catalán Quim Monzó, un grande como Ian McEwan. He visto a pocos autores tratar la sexualidad con un pulso tan firme y tanta capacidad literaria como a McEwan. El libro nominado, On Chesil Beach, trata justamente y con toda explicitud de las miserias de una pareja incapaz de tener una vida sexual satisfactoria. Pero comparaciones como la del galán en pleno clímax semejante a un camarero de comedia que está a punto de derramar un montón de platos de sopa llenos le han valido el pescozón.

Vía | Yahoo! Noticias, International Herald Tribune (en inglés)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio