Compartir
Publicidad

'El dragón, Rashômon y otros cuentos' de Akutagawa Ryûnosuke

'El dragón, Rashômon y otros cuentos' de Akutagawa Ryûnosuke
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os voy a confesar una cosa: aunque la cultura japonesa me interesa bastante, jamás había intentado profundizar mucho en ella más allá de algún que otro documental y algún manga o anime suelto que se centre (o se contextualice) ya sea en la historia del País del Sol Naciente o en sus leyendas y mitología. Por otro lado, tenía una asignatura pendiente con Japón en una de las manifestaciones culturales más fascinantes en cualquier lugar del mundo: la literatura.

De hecho cuando cayó en mis manos 'El Dragón, Rashômon y otros cuentos', una antología de relatos escritos por Akutagawa Ryûnosuke, me di cuenta de que sería el primer ejemplar de literatura japonesa que tendría oportunidad de disfrutar. O al menos eso quería. Conocía al autor por referencias en otras obras y de haber leído algún fragmento suelto de relatos como "Rashômon". Así pues cuando vi que Quaterni haría una traducción propia del recopilatorio editado por Jay Rubin, uno de los mayores expertos en Akutagawa en el mundo pensé que esta era una oportunidad que no podía dejar pasar. Y no me arrepiento.

'El Dragón, Rashômon y otros cuentos' es un libro muy interesante y que cumple una función dual. Por un lado es una recopilación de cuentos y, por el otro, es el testamento de Akutagawa Ryûnosuke. Es un libro que te pone en contexto con la atribulada vida del autor con lo que llegas a comprender mucho mejor el por qué de cada historia. Akutagawa echa en cada una de las historias parte de él. Los relatos de cada libro (dividido en cuatro partes "temáticas") son muy sentidos, salen de sus entrañas.

Mundo en decadencia es sencillamente mi parte favorita de 'El Dragón, Rashômon y otros cuentos'. Seis cuentos ambientados principalmente (hay algunos atemporales) en el final de la era Heian (siglos VIII-XII) en los que vemos al ser desesperado, con protagonistas cuya moralidad se ha relajado y tienen cosas más importantes que preocuparse por traspasar la línea entre la virtud y el pecado.

Cada uno de estos cuentos (Rashômon, En la maleza de un bosque, La Nariz, El Dragón, El hilo de la araña y El Biombo del infierno) es maravilloso (aunque con ciertos momentos algo crudos) y te deja reflexionar sobre las conductas de los personajes. Es aquí donde nos encontramos El biombo del infierno, una de las consideradas obras maestras de Akutagawa que simplemente te deja extasiado con la delicadeza a la hora de escribir.

Por otro lado en Bajo la Espada nos encontramos con historias ambientadas en la famosa era Edo (o Tokugawa, nombre de la familia gobernante), con su sistema de gobierno feudal y con los samurais protegiendo los intereses de sus señores. Aquí nos encontramos otras tres historias ambientadas en el siglo XVII. Las primeras dos nos hablan del impacto y el recelo que causó la llegada del cristianismo al archipiélago y su expansión desde Nagasaki. La tercera (Lealtad) se mete en faena con un relato histórico sucedido en el siglo XVIII. Aquí Akutagawa crea un gigante lienzo que repasa la corte de un señor feudal al que se ha determinado su muerte por gente más poderosa que él.

Por su parte Tragicomedia Moderna recoge otros tres relatos ambientados todos en la época inmediatamente anterior a la que el autor escribe. A diferencia de las otras dos partes cuyos relatos estaban basados en parte en cuentos y hechos reales aquí Akutagawa crea, con diferentes estilos, tres cuentos impregnados con cierto toque de humor en los que va desde un humor blanco en Patas de Caballo hacia la sátira en Puerros. Cerrando el libro nos encontramos con La Historia Personal de Akutagawa, donde el autor se desnuda a través de sus alter egos, principalmente Daidôji Shinsuke. Son historias en las que Akutagawa desnuda su alma y de una forma a medio camino entre lo real y la evocación onírica (sobre todo en Vida de un Necio), nos lleva por un torrente de experiencias y sentimientos.

A pesar de que esta última es la parte que menos me ha gustado de todo el libro, creo que por lo general 'El dragón, Rashômon y otras historias' es una antología deliciosa, ideal para descubrir la delicada y sentida pluma de uno de los autores japoneses más conocidos. Un libro muy recomendable.

Quaterni 378 páginas Traducción: Marisol Rodríguez del Alisal y Clara Mie Cánovas 20,50 euros

En Papel en Blanco | Mentiras de Verano de Bernhard Schlink

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio