Compartir
Publicidad

El humor negro en Roald Dahl

El humor negro en Roald Dahl
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La literatura infantil es la faceta más recordada de este escritor británico. Niños de todo el mundo han crecido con las historias repletas de humor y fantasía que Roald Dahl extrajo de su pluma. Por su parte, el cine también ha ayudado a inmortalizar varios de sus libros con adaptaciones más o menos afortunadas, entre las que se cuentan Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda. La originalidad y frescura de estos textos los ha hecho habituales en las mesillas de los niños que no pueden dormir sin que sus padres les descubran nuevos mundos.

Sin embargo, este no es, ni mucho menos, el único género que cultivó Dahl. Curiosamente, sus pasos lo llevaron incluso al mundo del cine, para el que escribió el guión de la película Sólo se vive dos veces, protagonizada por el célebre agente secreto James Bond. Hoy vamos a hablar de los relatos que escribió para adultos, habitados por personajes excéntricos e historias hilarantes que tienen como denominador común un humor negro de calidad que habría complacido al mismísimo André Breton.

Estos relatos aparecieron durante años en publicaciones como Harper's, Play Boy o el New Yorker. Años más tarde, se fueron recopilando en volúmenes que aquí en España aparecieron bajo el sello de Anagrama y títulos como Relatos de lo inesperado. Un título que les viene al pelo, porque junto al peculiar humor del autor, la sorpresa es una de las marcas de la casa. El final de sus relatos siempre nos despiertan una sonrisa y resultan imposibles de predecir. En ese sentido, recuerda al norteamericano O. Henry, otro autor al que vale la pena hincar el diente. En ocasiones, estas historias tienen como telón de fondo un asesinato, como "Cordero asado", en el que una paletilla de este animal se convierte en un arma homicida que finalmente es engullida por los propios policías que investigan el crimen. Con argumentos así, no es de extrañar que Alfred Hitchcok decidiera adaptar algunos de sus relatos para la televisión. Otro gran cineasta, Quentin Tarantino, se inspiró en el relato "Hombre del sur" para la historia de dirigió dentro del proyecto conjunto Four Rooms.

Acercarse a los relatos de Dahl es un placer tanto para aquellos que disfrutaron durante la infancia con su desbordante imaginación, como para quienes no sepan ni pronunciar su nombre. A pesar de la temática de algunos de estos relatos, nadie podrá encontrarlos ofensivos ni desagradables, gracias al tono irónico y desenfadado que emplea. Como primera cata, recomiendo cualquiera de los citados en este artículo y otros como "La subida al cielo" y "La señora Bixby y el abrigo del coronel". Así pues, nos encontramos con un autor que podremos degustar desde nuestro pijama de ositos cuando somos niños hasta el butacón vetusto desde el que planificaremos nuestra jubilación. Siempre para contemplar la vida y sus personajes con la sonrisa irónica que hemos heredado de los ingleses de pura cepa.

Sitio oficial | Roald Dahl En Papel en Blanco | Roald Dahl En Papel en Blanco | Humor negro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio