Compartir
Publicidad

'El puente de los sueños y otros relatos' de Junichiro Tanizaki

'El puente de los sueños y otros relatos' de Junichiro Tanizaki
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacía mucho tiempo que deseaba leer algo de Junichiro Tanizaki. De hecho, hace meses que ocupa un lugar en mi estantería La madre del capitán Shigemoto, aunque por algún motivo u otro nunca me decido por él. Pero un regalo de mi novia me trajo El puente de los sueños y otros relatos, un libro con varios relatos de Tanizaki, y a éste sí que no he podido resistirme. Ya sabéis que los relatos suelen ganarme fácilmente y si puedo elegir empezar a leer a un autor por un libro de este tipo, mucho mejor.

En cambio el resultado no ha sido todo lo bueno que yo esperaba, creía que este autor me iba a gustar mucho, los autores japoneses suelen hacerlo, me gusta la forma sosegada y tranquila que tienen casi todos a la hora de contarnos una historia. Y si bien es cierto que Tanizaki no es una excepción en la forma de narrarlas, falla en el fondo mismo, ya que no consigue que nos interesen las historias que forman este libro de relatos. A excepción (¡y vaya excepción!) de El ladrón.

El libro lo componen un total de cinco relatos, si bien es cierto que El puente de los sueños podría considerarse una novelita corta de las que últimamente suelen publicar en solitario algunas editoriales. Así que a la editorial Siruela hay que agradecerle el hecho de que lo acompañe con otros cuantos relatos que hagan más apetecible hacerse con él.

Como os iba diciendo, el mejor de los cinco relatos con muchísima diferencia es 'El ladrón', un estupendo cuento de apenas veinte páginas que no sólo es el mejor de este libro, sino uno de los mejores relatos que he leído últimamente. Tal como indica su nombre claramente, narra la historia, contada en primera persona, de un vulgar ladrón. Empezará sus andanzas en el colegio robándole a sus propios amigos y compañeros de habitación. Lo que más llama la atención sin duda, son los pensamientos que tiene nuestro protagonista acerca de lo que hace, de si está bien o no, del daño que puede causar y causarse en relación a sus amigos y la imperiosa necesidad que siente hacia el robo sin poder evitarlo. Estupendo final en el que incluso llega a jugar con nosotros y no precisamente con un giro inesperado ni nada de eso. Impresionante relato que por sí solo hace que merezca la pena este libro.

En cuanto al resto, nos deja muchas veces una sensación de frialdad enorme y desde el principio no nos interesa lo que nos esta contando. Eso no quita que en ocasiones se deje entrever algún detalle que parece que salvará el relato, pero son sólo eso, detalles que al final no logran hacer que el conjunto sea bueno. Si tuviera que quedarme con otro relato de este libro, sería El tatuador, que empieza bastante bien, con la historia de un tatuador muy famoso que sueña con pintar el cuerpo de la mujer perfecta, después de unos cuantos años de busqueda la encuentra y, ¿conseguirá tatuarla? Eso me lo reservo, pero sí es cierto que no es que no me gustara el final, simplemente me quedé igual que estaba. Destacable sin duda la modernidad que rezuma Tanizaki en estos textos, ya que éste por ejemplo, está escrito a principios del siglo XX y parece escrito ayer mismo.

Junichiro Tanizaki

En Terror, consigue hacernos sentir de una forma muy creíble la terrible aversión que el protagonista tiene a viajar en tren, llegando a hacernos sentir mal, pero una vez más cuando terminas de leerlo, te queda la sensación de que dentro de quince minutos te habrás olvidado de él. Pero el punto culminante en cuanto a pesadez se lo lleva Aguri, veinte páginas absolutamente insustanciales y vacías en la que nos cuenta la historia de un hombre consumido (literalmente) por una joven amante y sus caprichos.

Por último, la que os decía que podía considerarse casi una novela corta y que da título a este libro, 'El puente de los sueños', narra la historia de un chico cuya madre muere y su padre la reemplaza por una copia casi exacta de ella. Las dos tienen el mismo nombre, las dos se comportan igual y así nos encontramos con que el protagonista no acaba de tener claro ciertos recuerdos. El hecho es que la historia no está nada mal contada y que tiene un final realmente digno. Pero hay un detalle, digamos una 'afición' del protagonista que aparece de manera recurrente y excesiva, que me saca completamente de la historia por estar totalmente fuera de lugar y consigue que me parezca un relato vulgar y absurdo.

En cuanto a Junichiro Tanizaki, está considerado uno de los autores japoneses más importantes del pasado siglo XX. Nació en Tokio en el año 1886, se licenció en la universidad de Tokio y desde joven se sintió atraído por la literatura occidental. Es autor de un gran número de novelas entre las que destacan títulos como el ya nombrado, 'La madre del capitán Shigemoto', El elogio de la sombra , El cortador de cañas o La llave. Fue miembro de la Academia de Arte Japonesa y galardonado con numerosos premios entre los que se encuentran el Premio Imperial de Literatura o el Premio Mainichi de Cultura Editorial. Actualmente uno de los galardones literarios más importantes de Japón lleva su nombre.

En definitiva, un libro que me ha dejado bastante indiferente y que sólo 'El ladrón' ha conseguido sacarme de ese estado de ánimo de una manera brillante. ¿Cómo es posible que ese relato sea tan bueno y el resto nos diga tan poco? Mi primer acercamiento a Junichiro Tanizaki ha acabado con un resultado bastante agridulce, aunque no me cabe duda de que más tarde o más temprano le daré la oportunidad con 'La madre del capitán Shigemoto', que sigue esperándome en la estantería. Eso sí, mucho me temo que ha retrocedido bastantes puestos en mi lista, así que tendrá que esperar...

Lo que me horrorizaba no era el simple hecho de ser sospechoso sino el conjunto de sentimientos desagradables que habría de despertar en los demás. Si había de provocar dudas en los demás, crearía una barrera entre mí mismo y quienes habían sido siempre mis amigos. El propio latrocinio no era tan feo como las sospechas que habría despertado. Nadie había de tenerme por un ladrón: mientras no se probase, querrían continuar siendo tan amigos míos como siempre, obligandose a creer en mí. Si no fuese así, ¿qué significaría la amistad? Ladrón o no, podría ser culpable de un pecado peor que robar a un amigo: el de romper una amistad. Extracto del relato El ladrón

Siruela Colección: Libros del Tiempo 160 páginas ISBN: 978-84-9841-323-6 16,90 euros

Más información | Ficha en editorial Siruela En Papel en Blanco | Llega la nueva novela de Yoko Ogawa: ‘Perfume de hielo’, ‘El ganso salvaje’ de Ogai Mori

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio