Compartir
Publicidad

'Historias de Nueva York' de Stephen Crane

'Historias de Nueva York' de Stephen Crane
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de compartir título con un libro del gran Enric González, del que ya os relaté mi maravillosa experiencia con Historias de Roma, en esta ocasión no se trata de una especie de guía de viajes ni nada de eso. Así, nos encontramos ante lo que más me gusta, un libro de relatos. Y es que Historias de Nueva York, escrito por Stephen Crane, lo componen once relatos que nos traen toda la vida que escondía dicha ciudad en los comienzos del siglo veinte. Ahora que lo pienso bien, sí que tiene algo de literatura de viajes, porque consigue trasladarte sin ningún problema a ese Nueva York lleno de carruajes y con un gran bullicio, con mucha gente buscándose la vida como puede.

La verdad es que no pude resistirme a leerlo. Fue ojeando la página de El Olivo Azul, la editorial que lo publica, que suele tener unos títulos más que interesantes. Así, viendo que eran relatos, me pareció buena idea, pero cuando leí Un gran error, relato que podemos leer en la propia página, no me quedó ninguna duda, es simplemente maravilloso. De manera que sólo unos días más tarde, y gracias a un regalo de alguien que capta muy bien las indirectas, jeje, lo tenía entre mis manos.

He de decir que ciertamente, la muestra que nos ofrece con el relato mencionado es la mejor posible. Y es que si me tuviera que quedar con uno sólo de los cuentos que conforman este libro, no dudaría en quedarme con ‘Un gran error’, donde un niño observa un puesto de frutas lleno de manjares a los que no puede acceder, pues el pobre mío no tiene dinero, será entonces cuando se le ocurra un plan alternativo. No digo más, pero el final es muy simpático y bueno.

Pero vayamos primero con el conjunto. Porque ‘Historias de Nueva York’ nos trae precisamente eso, historias de gente anónima en un lugar y momento determinado. Cada uno de los relatos es como una especie de postal donde Crane detiene el tiempo para mostrarnos todos los detalles. Y es en este punto, donde hay que reconocerle su habilidad, ya que nos hace ver situaciones que en un principio no parecen importantes. Como ya os decía antes, queda como un estupendo muestrario de cómo era la vida en aquellos años por Nueva York, y por supuesto hablamos de la vida en minúsculas, de la que encierran sus callejones, consiguiendo atrapar la verdadera esencia de la ciudad. Y por cierto, todo esto lo consigue en relatos que en la mayoría de los casos no llegan a las diez páginas.

Una vez aclarado antes qué cuento ha sido el que más me ha gustado, he de citar algún otro que ciertamente merecen mucho la pena. Así, el primero que nos encontramos se trata de El carruaje averiado, que nos deja ya muy claro por que terrenos se mueve Crane. En este divertidísimo relato asistimos a un auténtico atasco de carruajes en una importante vía. Ni que decir tiene que los momentos cómicos se suceden con facilidad, aunque siempre desde el realismo más sosegado, nada está exagerado aquí. Un perro marrón oscuro es probablemente el segundo con el que me quedaría, se trata de la historia de un niño y un perro. No puede ser más simple y a la vez más emotiva, no pasamos un sólo párrafo sin que sintamos una increíble lástima por el animal y a cada página va empeorando la situación. Vaya, que es un poco durillo, sí.

También destacable Aventuras de un novelista, y es que aquí Crane nos narra una crónica que vivió él mismo cuando buscaba información para sus relatos en los bajos fondos. Así, nos vemos inmersos en una redada policial donde caen un par de prostitutas, que se encuentran en ese momento accidentalmente acompañadas por hombres. La reacción de uno de los hombres es lo que hace muy buena esta historia. No diré más. ¿El resto? tampoco paséis por alto títulos como Elocuencia del dolor, que se desarrolla en un juicio o Cuando un hombre cae, se forma una multitud, cuyo título exlica bastante bien por si mismo qué nos ofrece aquí.

Nueva York en el año 1900

En el lado negativo, que también lo tiene, destacaría dos relatos que quizás sean los más ambiciosos por parte de Crane, pero que son los que menos me han convencido. Son Experimento sobre la miseria y Experimento sobre el lujo, donde en el primero un joven rico se hará pasar por pobre, internándose en una fonda de mala muerte, mientras que en el segundo, una persona sin nada tiene la oportunidad de sentirse como si fuera inmensamente rico. Sé que a priori parecen interesantes, pero se queda en la superficie sin profundizar mucho y acaba dándonos mucho menos de lo que parecía prometer.

En cuanto a Stephen Crane, nació en Nueva Jersey en el año 1871 y murió en Alemania cuando sólo contaba veintiocho años. Fue escritor, poeta y periodista, y si algo lo caracterizaba, era el compromiso adquirido con la gente de su época. Empezaría trabajando en 1890 como reportero por las calles de Nueva York, por lo que ya sabemos de dónde salieron los relatos de este libro. Más tarde, sería corresponsal de guerra, lo que influyó de manera definitiva en su obra posterior. Sus otros títulos son Maggie: una chica de la calle y La roja insignia del valor, esta última considerada como una de las novelas más realistas sobre la guerra civil americana.

Por último os aviso una cosilla. Y es que, si como en mi caso, leéis ‘Un gran error’ en la página de El Olivo Azul, podéis poner el listón del libro demasiado alto, porque realmente es el mejor sin duda, lo que no quita que el resto sea un muy interesante retrato de una gran ciudad en otra época. Por lo que no os lo penséis, coged vuestro refresco favorito y disfrutad de un paseo apasionante por la Gran Manzana de la mano de Stephen Crane.

El niño había investigado el puesto de frutas. Lo había impresionado como pocas cosas que hubiese visto antes en sus viajes. Allí, dispuestos en asombrosas hileras, se encontraban todos los manjares del mundo en lujuriosos montones. Cuando observaba al italiano sentado en medio de tesoro tan espléndido, el labio inferior se le descolgaba y alzaba los ojos, llenos de un profundo respeto, hacia el rostro del vendedor. Lo adoraba como si estuviese contemplando la omnipotencia.

Extracto de ‘Un gran error’

El Olivo Azul
104 páginas
ISBN: 978-84-92698-03-5
Traducción: David Cruz
15 euros

Más información | Ficha en El Olivo Azul
En Papel en Blanco | De paseo por ‘Nueva York trazo a trazo’

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio