Compartir
Publicidad

'La leyenda de Sleepy Hollow' de Washington Irving

'La leyenda de Sleepy Hollow' de Washington Irving
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Vaya sorpresa que me he llevado! Grata, por otra parte, pero es que acabo de descubrir que La leyenda de Sleepy Hollow de Washintong Irving poco tiene que ver con la película del mismo título dirigida por Tim Burton. Vamos, básicamente sólo se parece en el nombre de los personajes y en la leyenda, pero poco más. Y mira que la película, sin ser de mis favoritas de Burton, no está nada mal, pero es que el relato está a otro nivel. Impresionante rato que he pasado leyéndolo.

En esta ocasión no fui yo quien le puso los ojos encima en la librería, como suele ser habitual, sino que me llegó en forma de regalo, y es que mi novia me conoce muy bien. Porque no sólo nos encontramos con este genial relato, sino que además viene acompañado de unas preciosas ilustraciones de Arthur Rackham, que hicieron furor en su época. He de reconocer que echando un vistazo a las ilustraciones me pareció raro que poco tuvieran que ver con la peli, pero claro, una vez que empiezas a leerlo ya te enteras de qué está pasando realmente.

El caso es que en un ratito, ya que es muy cortito, con letra grande, las ilustraciones, etcétera, tenemos la oportunidad de asistir a un auténtico espectáculo narrativo. Cómo definir semejante habilidad para la escritura, casi me quedo sin palabras. Y es que en 'La leyenda de Sleepy Hollow' nos encontramos con Ichabod Crane, todo un personaje que es maestro y que lo van acogiendo de casa en casa con todos los honores. Es un tipo delgaducho y feo, pero que sabe aprovechar al máximo el hecho de ser el profesor y un gran bailarín.

Así, nuestro amigo caerá enamorado de Katerina Van Tassel, alumna suya e hija única de un riquísimo terrateniente de la zona. Cuando éste invita a Ichabod a una fiesta, casi se frota las manos. Allí está, rodeado de los más ricos manjares y en una casa impresionante, imaginándose ya en brazos de Katerina y llevando una vida de lujo y tranquilidad. Pero claro, no nos podemos olvidar de Bran Bones, un hombretón fuerte y valiente que también ronda a la bella joven y que le tiene un especial odio a nuestro protagonista.

Mete todos estos ingredientes que he dicho en una coctelera, añádele además una población llena de supersticiones y una leyenda donde se ve vagar a un Jinete Sin Cabeza por las inmediaciones del bosque y el cementerio, y obtendrás una de las mejores lecturas que puedes llevarte a la boca. Y es que lo mejor sin duda, es el tono en que está narrado, ya que Irving consigue un nivel de complicidad importante con el lector, y el humor que destila, con la ironía en cada frase, hace que no se te borre en ningún momento la sonrisa de la cara. En serio, muchísimo y fino humor tiene este libro.

Arthur Rackham

Y por si todo esto fuera poco, el final del relato no hace sino engrandecerlo, con una resolución sencillamente brillante. Una vez más, también acierta plenamente Washington Irving en eso, y nos deja a cuadros con estas páginas fantásticas en todas las acepciones posibles. Perdonad mi euforia, pero es que es bueno, bueno...

Siguiendo con Irving, hay que decir que nació en Nueva York allá en el lejanísimo 1783. Estudió Derecho y pronto empezó a colaborar en distintos periódicos con unos artículos satíricos sobre la sociedad neoyorkina. Más tarde viajó a Europa por motivos de salud, y bajo el pseudónimo de Diedrich Knickerbocker, presunto historiador holandés, publicó History of New York, convirtiéndose en todo un símbolo de la época. Después del fracaso del negocio familiar, consiguió al fin dedicarse por completo a la literatura. Sin duda, entre su obra, destaca por la cercanía, los Cuentos de la Alhambra, de los que he leído alguno y que escribió mientras hacía labores de embajador por nuestro país. En sus último años se dedicaría a escribir biografías de importantísimos personajes como Mahoma o George Washington (a quién le debe su nombre).

En fin, que siempre es un placer encontrarse con los grandes de la literatura, y es que cuando te topas con semejante forma de escribir, uno no puede más que añorar otras épocas. Así que 'La leyenda de Sleepy Hollow' la recomiendo para absolutamente todo el mundo, porque el disfrute está asegurado. Y vuelvo a repetir, si habéis visto la peli, asomaos a estas páginas y veréis cuanta diferencia hay. Y por si esto fuera poco, no te cansarás de ver las ilustraciones que acompañan al texto. Vamos, que lo tiene todo. No os lo penséis y ¡a disfrutar!

Sin embargo, todo esto no eran más que terrores de la noche, fantasmas del espíritu que se pasean por la oscuridad y, aunque había visto numerosos espectros en su vida y había sido asediado por Satán en sus solitarios paseos bajo formas diversas, el día acababa siempre con todos estos males; y el maestro habría pasado una vida agradable -pese al diablo y todos sus manejos - si en su camino no se hubiera cruzado una mujer, ente que causa más confusión al hombre mortal que cualquier fantasma, duende o la estirpe entera de las brujas.

Alba Colección: Alba Clásica 88 páginas ISBN: 9788484285755 Traducción: Guillermo Lorenzo 18 euros

Más información | Ficha en Alba En Papel en Blanco | Alba y Akal comparten el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio