Compartir
Publicidad

[Un relato a la semana] 'Unos pasos extraños', de G. K. Chesterton

[Un relato a la semana] 'Unos pasos extraños', de G. K. Chesterton
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El relato es un género literario apasionante y lleno de fuerza que, por desgracia, siempre queda ensombrecido en nuestro país por la influencia de la novela. Para animar un poco el gusanillo lector, voy a recomendar cada semana un relato de un autor diferente. Lo lógico sería empezar con algún peso pesado como Cortázar o Chejov, pero ahora estoy releyendo los cuentos del padre Brown y creo que, al fin y al cabo, no es un mal comienzo.

'Unos pasos extraños' se incluyó en la primera recopilación de historias de este personaje: El candor del padre Brown (1911). Podemos etiquetar estos relatos dentro del género policiaco y detectivesco, aunque nos quedaríamos muy cortos. De primeras, el padre Brown es un personaje atípico. Este cura menudo y bonachón comparte con Sherlock Holmes y Hercules Poirot una enorme capacidad analítica, la facultad de ver lo que al resto de los mortales nos pasaría desapercibido. Pero al margen de su afilado ingenio, su modus operandi es muy diferente.

Brown tiene su propio sentido de la justicia y contempla al crimen y al criminal desde una óptica espiritual que, eso sí, nunca cae en la superchería religiosa. Los crímenes a los que se enfrenta son enrevesados y enigmáticos, como en la mejor tradición del género, pero, y esto es lo más importante de sus historias, lo primordial no es su resolución.

Por un lado, Chesterton aprovecha estos misterios para plasmar una visión crítica e irónica sobre la sociedad. En 'Unos pasos extraños' asistimos a la elitista reunión de Los Doce Pescadores Auténticos, un club tan selecto que aquellos que no forman parte de él ni siquiera saben de su existencia. El misterio arranca cuando alguien consigue infiltrarse en su reunión para robar la cubertería de plata con la que los miembros del club degustan su tradicional plato de pescado.

Sin entrar mucho en detalle para no destripar la trama, puedo decir que el principal tema de este relato es la distinción social que hacemos entre un caballero y un sirviente. O dicho con otras palabras, ¿qué convierte a un hombre en un gentleman? ¿Su forma de hablar, de actuar, de caminar...? La ironía de Chesterton desnuda las convenciones sociales y nos hace preguntarnos sobre la verdadera justificación de la clasista sociedad inglesa del XIX.

Otro elemento que marca la diferencia entre los cuentos del padre Brown y el resto de la literatura de detectives es la calidad del lenguaje de Chesterton. Agatha Christie centraba sus textos en el juego de ingenio con el lector, enfrentado a un crimen sin aparente resolución. Por ello, su lenguaje era sencillo y práctico, un simple medio al servicio del misterio. Pero Chesterton no escatima en metáforas y cabriolas con el idioma, por lo que la calidad de su pluma ya constituye per se una razón excelente para acercarse a sus historias.

Por último, el humor también juega un papel muy importante en este cuento. Principalmente en lo que se refiere a Los Doce Pescadores Auténticos, una parodia de los miembros de la jet set británica que bien podría haber salido de la cabeza de Oscar Wilde, otro excelente cronista irónico de las reuniones sociales de la época.

Este cuento es sólo un aperitivo de la cantidad de aventuras que protagonizó el padre Brown. En él fue capaz de desenmascarar a un criminal sólo con oír el peculiar ritmo de sus pisadas. ¿Es posible infiltrarse en una reunión en donde todos se conocen? Ya veréis que sí, sólo hay que saber interpretar el papel más apropiado.

¡Y la semana que viene, otro bocado breve!

Lectura del relato | Unos pasos extraños (inglés y español) En Papel en Blanco | Un relato a la semana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio