Compartir
Publicidad
'Antojo de violetas' de Martine Bailey
Reseñas

'Antojo de violetas' de Martine Bailey

Publicidad
Publicidad

De todas las lecturas inesperadas de este año creo que Antojo de violetas de Martine Bailey se merece un puesto de honor, por muchas razones. Me lo encontré en la cama de mi habitación (junto a una caja de bombones, todo hay que decirlo) cuando llegué a casa de unos amigos a pasar las vacaciones, y se ha convertido por derecho propio en una lectura que he disfrutado muchísimo, tanto por la temática de la novela como por el ambiente que me rodeaba.

'Antojo de violetas' arranca en el día anterior a Halloween en Inglaterra, en 1773. En una mansión inglesa Biddy, una ayudante de cocinera, se afana por preparar pasteles para la fiesta de la noche, mientras sueña con su próxima boda con su prometido, Jem. Sin embargo, la repentina aparición de la jovencísima esposa del señor de la casa hará que su vida de un vuelco.

Así, de Inglaterra irán a Francia y de allí a Italia, en un periplo europeo que Biddy aprovechará para aprender todos los secretos gastronómicos que se pongan a su alcance. La señora parece haber encontrado en ella una confidente y Biddy se entrega a ella con confianza y lealtad ciega, sin sospechar que los secretos que su señora esconde acabarán por envolverla de una forma inimaginable.

'Antojo de violetas' es una intriga entre entre señores y criados, un sutil juego de identidades llevado hasta sus últimas consecuencias. Es, también, un recorrido por el siglo XVIII, mucho menos explotado literariamente que su sucesor y es, sorprendentemente, un recetario de la época. Así, si nos atrevemos, podemos seguir el viaje de Biddy no sólo a través de la lectura, sino también a través del gusto.

De hecho, Martine Bailey se inspiró en los libros de recetas del siglo XVIII, eso que pasaban de mano en mano en la familia y a menudo narraban una historia entre líneas. Ayudada por historiadores de la alimentación, ha dado forma a esta historia como si de un pastel se tratara, con una brillante capa exterior que sorprende cuanto más te adentras en ella.

'Antojo de violetas' cuenta con todos los ingredientes (es un chiste muy malo, lo sé) para enganchar desde el principio, para componer una intriga histórica bien hilada y que nos permite vislumbrar una época poco conocida. Sí, además, os pasa como a mí, y lo leéis rodeada de amor y con batidos de sandía fresquitos en una terraza rodeada de flores pues mucho mejor.

Ante él se extendía una mesa preparada para un banquete. Sin embargo, ningún huésped se sentaba en las butacas de terciopelo. Nadie estaba desplomado sobre el mantel. Un enorme pedazo de carne ocupaba el lugar de honor, ondulando como si estuviera vivo por el enjambre de moscas azules que lo cubría. Las empanadas puestas sobre la porcelana dorada tenían manchas grises de polvoriento moho, y del pan brotaba una abultada y viviente pelambrera de hongos. Una pirámide de dulces se había venido abajo. Las uvas se habían arrugado hasta convertirse en fruncidas pasas.

Bóveda
Traducción: Valentina Reyes
ISBN: 978-84-15497-76-9
512 páginas
18 euros

Más información | Ficha en Bóveda

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos