Compartir
Publicidad

'Caribou Island' de David Vann

'Caribou Island' de David Vann
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de que mis últimas lecturas hubieran sido de un ritmo trepidante (Angelitos Negros, Maldito Karma,...), tenía ganas de echar un poco el freno y pararme en uno de esos títulos más tranquilos, de esos que se disfrutan lentamente. Y en esas andaba buscando algo así cuando me topé con una novedad de hace tan sólo unos días. Se trata de Caribou Island, del autor David Vann, que curiosamente se encuentra en estos días en nuestro país promocionando el libro que nos ocupa, y visitando el Hay Festival en Segovia. El caso es que me lo llevé a casa, y me he encontrado con una durísima y triste historia que me ha sorprendido y con la que, una vez leída, no podemos evitar sentir cierto poso de amargura.

Y es que en 'Caribou Island' asistimos a la difícil situación de una familia, y digo difícil por su vida diaria, ya que no hay ningún suceso especial o trágico que les haga estar así. Por eso aquí encontramos una radiografía descarnada de un matrimonio que se ha ido desgastando y que, básicamente, no se aguantan el uno al otro.

Irene está harta de Gary y de su última idea absurda, ya que éste pretende instalarse en una isla, viviendo en una cabaña construida por ellos mismos. Ya han vivido toda su vida en un lugar suficientemente apartado, pero ahora que los hijos se han marchado de casa, Gary quiere llevar a cabo el que dice que es el sueño de su vida. Así, asistiremos a un no parar de silencios, de echarse las cosas en cara, y de callarse precisamente las cosas que deben decirse, agravado por la primera tormenta de otoño que les deja unos días aislados. Y es que Irene no quiere vivir allí por nada del mundo y además está pasando delicados momentos de salud que llegan a ser cuestionados por el marido. Por si esto fuera poco, Irene lleva consigo el trauma de haber encontrado el cadáver de su madre, que se había suicidado.

Por su parte, los dos hijos, Mark y Rhoda, son muy diferentes. Mark vive su vida sin prestar mucha atención a sus padres, y prefiere pasar las horas colocado y divirtiéndose lo que puede. Mientras, Rhoda sí se da cuenta del duro momento que atraviesan sus padres, pero ella misma está pasando por cuestiones importantes en su vida con su novio Jim. En cualquier caso, Irene encuentra en ella el único apoyo en lo que considera una soledad inaguantable.

Estos son los protagonistas, pero perfectamente se le podría unir Alaska, lugar donde se desarrolla toda la acción y que David Vann conoce muy bien ya que pasó su infancia allí. Esos bosques, el frío, los osos, la sensación de aislamiento, todo podemos sentirlo como si estuviéramos allí. Y lo que os decía, una narración con ritmo lento, pausado, que no aburrido, donde los acontecimientos van ocurriendo casi de manera imperceptible, involucrándonos cada vez más en la vida de una familia que no parece tener muy buena solución.

He de decir que el inicio de 'Caribou Island' me parece excelente, y que no tardamos mucho en entrar como un integrante más de la familia. Sin embargo, no es menos cierto que hacia la mitad de la historia, llega un punto en el que nos planteamos si no se ha atascado un poco, ya que de repente no ocurre nada y se da vueltas sobre lo mismo. Pero justo cuando esto podría haber sido un problema mayor, Vann consigue que se quede en anécdota, regalándonos un final fuerte, crudo y con muchas agallas, que a mí personalmente me ha dejado de piedra y que hace que la novela dé un salto cualitativo importante.

David Vann nació en la propia Alaska tan presente en sus novelas, y la literatura le salió al paso para sacar el intenso sentimiento de culpa que sentía con su padre, ya que este se suicidó después de que el propio Vann le negara una visita en su refugio. Actualmente vive en California y da clases en la Universidad de San Francisco. Ya sorprendió a todos con la desgarradora Sukkwan Island, que aquí encontramos editada por Alfabia, y por sus memorias llamadas A mile down: The true story of a disastrous career at the sea. Ha ganado multitud de premios y ya es comparado con los más grandes, aunque la comparación más recurrente es con Cormac McCarthy.

En definitiva, si te apetece vivir muy de cerca una agobiante y claustrofóbica relación familiar, no dudes en leer 'Caribou Island', os aseguro que no os va a dejar indiferente y que, como toda buena novela que se precie, estará rondándote la cabeza varios días después de que la hayas leído. Por mi parte, intentaré hacerme con 'Sukkwand Island' y seguiré a David Vann de cerca. Aunque eso sí, lo reconozco, este tipo de novelas hay que leerlas de vez en cuando, que no es bueno pasarlo mal asiduamente...

Gary era, por encima de todo, un hombre impaciente: impaciente consigo mismo, con el cariz que había tomado su vida, impaciente con su pasado, impaciente con su mujer y sus hijos y, por supuesto, impaciente con todos los pequeños detalles, cualquier cosa que no se hiciera correctamente, el clima que no cooperaba. Una impaciencia pertinaz que Irene había soportado durante treinta años, un elemento que ella respiraba a diario.

Mondadori Colección: Literatura Mondadori 288 páginas ISBN: 9788439724223 Traducción: Luis Murillo Fort 21,90 euros

Más información | Ficha en Mondadori En Papel en Blanco | 'Habladles de batallas, de reyes y elefantes' de Mathias Enard

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio