Compartir
Publicidad

Conversación en Albatros

Conversación en Albatros
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La novela Albatros (Lengua de trapo, 2013) del escritor peruano

José Luis Torres Vitolas (Lima, 1971), dibuja un proceso, un paulatino ir hacia el desastre. Y una vez llegados allí, se desata la barbarie necesaria para que cualquier dictadura que se precie cuaje. La era Fujimori no surgió de la nada, no fue una repentina aparición: fue la suma de muchas maldades que se fueron acumulando poco a poco en el acervo de los peruanos. Porque, no olvidemos, los verdugos alzan despacio el hacha sobre el cuello de sus víctimas.

Dividida en capítulos breves que nos llevan al pasado y nos vuelven al presente, Albatros, constituye ya un hito en la reciente narrativa peruana. La precisa búsqueda de cada término, la combinación técnica de varios modos de narrar y la clarísima recreación del desastre, hacen que el lector, al terminar la novela, pacte con su conciencia un tiempo de reflexión. Esa es una de las grandes virtudes de la novela de Torres Vitolas.

Sergio Castillo y el Cucaracha se encuentran en Ginebra, en un escenario particular: la Librería Albatros, que existe y pueden visitar. Allí ¿celebran? el reencuentro, la memoria conjunta, el pasado que se viene encima para arrasar el presente. El corazón de estos personajes es puesto al revés, el lector mete con el autor la mano en el calcetín del alma de ellos y le da la vuelta para intentar explicar el porqué de tanta violencia. Y aquí, como comprobará el lector, no vale la “obediencia debida” como excusa o forma legal ante el juicio de la Historia.

Pero Albatros, es también una novela que radiografía con precisión el alma de un régimen. "Desde dentro", el tío de Sergio narra cómo Fujimori y su lugar teniente Montesinos van escorándose hacia la sin razón y la construcción de una violencia institucional, asistimos en primera persona al proceso de putrefacción del corazón del gobierno de El Chino, revelado por la acción de unos personajes muy vivos en su brevedad, en su concisión. Porque no se sueltan grandes discursos ni se citan abigarrados libros de Historia: se sustenta lo histórico en la acción de los protagonistas.

La novela, que abarca tantas situaciones y retrata tan bien las circunstancias y los motivos, no es larga (194 páginas). Torres Vitolas coge al lector del brazo y abre puertas para que veamos y súbitamente las cierra y otra se abre, en otro tono, con otra técnica, volviendo al pasado, regresando al presente, zarandeando el futuro en el que, desde la novela, el lector ya disfruta.

Otro recurso utilizado por el peruano es la música. Las letras de los huaynos apuntan a las emociones del personaje. La música que escuchamos, la que tarareamos, delata el alma, lo que somos. Esas letras populares muestran el interior de los protagonistas y ponen ritmo y emoción a la memoria de ellos.

Un acierto narrativo y técnico en resumen. Albatros es una de las novelas del año junto a un puñado de otros títulos. Una novela basada en hechos reales que supera todas las precisiones históricas por su alto contenido de intrahistoria y que es la confirmación de su autor como uno de los grandes novelistas en este periodo de resurgimiento de la literatura hispanoamericana.

Más información: Ficha del libro en Lengua de trapo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio