Compartir
Publicidad

'Cuentos de terror de los objetos malditos' de Chris Priestley

'Cuentos de terror de los objetos malditos' de Chris Priestley
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La historia de la lectura de este libro es un poco curiosa. El mes pasado estuve unos días de vacaciones en Portugal, y como siempre que viajo, las visitas a las librerías son obligatorias. En este caso, con más razón aún, porque siempre aprovecho para cargar con libros en portugués para poder seguir practicando el idioma en casa. De modo que vi este libro de Chris Priestley, y se vino conmigo. Os aviso desde ya que lo he leído en portugués, aunque como me enteré después, existe una edición en español, para que lo tengáis en cuenta.

En nuestro país se ha titulado como Cuentos de terror de los objetos malditos, mientras que en portugués se llama 'Las historias de terror del Tío Montague, que es exactamente el título en inglés. Más allá de la curiosidad, el contenido es el mismo, y os aseguro que ha sido uno de los libros que más he disfrutado últimamente. Sí, son cuentos de terror juveniles, pero ¿qué importa? Si están bien escritos, como es el caso, cualquiera puede disfrutar del terror más clásico.

Edgar es un niño al que le encantan las historias de terror que le cuenta su tío Montague. Cada vez que tiene oportunidad se escapa hasta su casa para escucharlas. Una fría tarde de invierno Edgar va a visitarlo y el tío Montague comenzará a contarle historias terroríficas, una detrás de otra. Como veis, un hilo conductor sencillo pero efectivo, que nos lleva de horror en horror hasta escuchar la historia más espeluznante de todas, la del propio tío Montague.

Un total de diez historias que siempre están protagonizadas por niños, y no por niños especialmente buenos, todo hay que decirlo. Fantasmas, demonios, brujas, lo habitual de estos relatos, teñidos con un aire victoriano que hace que nos removamos inquietos mientras leemos. Os aseguro que sin ser muy explícitas estas historias os van a resultar de lo más inquietantes, y eso es precisamente lo que me ha enamorado.

Un niño que no hace caso de las advertencias e insiste en trepar a un árbol, puertas que parece que no dan a ninguna habitación, ofrendas monstruosas ofrecidas a un amigo especial, un demonio que te susurra en tu cabeza, un niño que se empeña en asustar a una anciana, un muchacho perseguido por un camino que sólo él conoce... Estas historias y otras son las que escuchará Edgar de boca de su tío, mientras fuera de casa cada vez nieva con más fuerza...

Chris Priestley nació en 1958 y ha vivido en sitios como Gales o Gibraltar (cerquita, cerquita). Aunque se formó como ilustrador y ha trabajado de ello, pronto comenzó a escribir sus propias historias. Enfocado a un público infantil y juvenil, tiene una serie de libros con cuentos de terror, y otra serie que narra las peripecias de Tom Marlowe, un chico de quince años en el Londres del 1715 que vivirá inquietantes aventuras.

Además de las escalofriantes historias que el tío Montague le cuenta a Edgar, el libro está salpicado de ilustraciones de David Roberts, con dibujos en blanco y negro que acompañan el texto a la perfección. Insinúan lo que vamos a leer a continuación y ponen cara a los terrores que vislumbramos en las páginas, aunque de manera muy sutil.

Como podréis comprobar, he disfrutado mucho de esta colección de relatos. Que sea un libro juvenil no le resta ni una pizca de su valor, y es más, lo recomiendo a todos aquellos que gustan de historias clásicas de terror con un toque victoriano. Me han gustado mucho todas, pero si tuviera que elegir alguna probablemente sería El demonio, o quizás Ofrendas, porque el horror que insinúan sigue calando después de cerrar sus páginas. Sobra decir que ya me he hecho con Cuentos de terror del barco negro, también disponible en español, y en breve caerá Tales of Terror from the Tunnel's Mouth, que aún no ha sido traducido, de modo que tendré cada uno en un idioma diferente, pero son cosas que ocurren a veces. Si tenéis ganas de pasar un rato de miedo, no lo dudéis y hacedle una vista al Tío Montague. No os arrepentiréis...

Importante: La edición que tengo y he leído está en portugués, por lo que traducción del siguiente fragmento es mía, y puede no coincidir con la publicada en la edición española de SM.

El camino para la casa del tío Montague pasaba por un pequeño bosque. La senda ondulaba entre los árboles como una serpiente escondiéndose en un matorral, y aunque el camino no fuese largo y el bosque no fuese grande, esa parte de la caminata parecía siempre demorarse más de lo que yo esperaba. Había adquirido el hábito de visitar a mi tío durante las vacaciones. Era hijo único y mis padres no se sentían muy a gusto con los niños. Mi padre se esforzaba todo lo que podía- me posaba la mano en el hombro y me señalaba varias cosas de interés- pero cuando se acababan las cosas a las que señalar caía en una especie de melancolía obtusa y salía de casa para cazar, solo, durante horas. Mi madre tenía el espíritu nervioso y parecía incapaz de soportar mi presencia; se levantaba con un gritito cada vez que me movía y no paraba de limpiar o pulir todo aquello que yo tocaba o donde me sentaba.

SM ISBN:9788467535082 240 páginas 14,50 euros

Más información | Ficha en SM En Papel en Blanco | ‘Los días perdidos’, la primera novela protagonizada por Emily the Strange

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio