Compartir
Publicidad

'Danza de dragones', de George R. R. Martin

'Danza de dragones', de George R. R. Martin
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Canción de Hielo y Fuego, la saga escrita por George R. R. Martin, está alcanzando unas proporciones descomunales. Por muchas razones. Por las miles de páginas que componen sus cinco libros publicados hasta el momento. Por los millones de ejemplares vendidos, algo inédito (salvo contadas excepciones) en la literatura fantástica. Por los millones de dólares en presupuesto que está invirtiendo HBO en la adaptación para televisión. Por los millones de espectadores de todas partes del mundo que disfrutan de la serie. Y, claro, por la increíble expectación que ha generado el quinto libro de la saga: seis años ha tardado Martin en publicar Danza de dragones. Por fin, está disponible en castellano.

Hace unos días Sarah Manzano confesaba en este mismo blog su arrepentimiento por no haberse convertido a tiempo a Canción de Hielo y Fuego. Mi caso es el contrario: yo llevo prácticamente desde el principio enganchado a los libros y he esperado muchos años a que llegara Danza de dragones. Y mi sensación, después de leerlo, es agridulce.

Quizás no sea culpa de Martin, quizás mis gustos hayan cambiado en este tiempo. Que vaya por delante: pienso terminar la saga y estoy deseando que salga Vientos de invierno, el sexto volumen. Pero creo que ya no soy un yonki de Canción de Hielo y Fuego. Quiero decir: cuando leí Tormenta de Espadas me pilló en examenes en la Universidad pero fui incapaz de tocar los apuntes hasta que acabé de leer. En cambio, he leído Danza de dragones sin descanso pero por otra razón: la necesidad de llegar a algún punto de la novela en la que pasara algo. Porque, en Danza de Dragones, durante prácticamente 600 o 700 páginas no pasa nada.

En este sexto volumen reaparecen personajes como Tyrion, Bran, Jon, Arya y, por supuesto, Daenerys. Son algunos de mis personajes favoritos. También aparecen personajes nuevos y otros que no esperaba volver a ver todavía. No voy a entrar en las peripecias de los personajes porque no quiero contar más de la cuenta, pero mi sensación es que la trama no avanza demasiado. Sí, hay acción, mucha y variada. Sí, los personajes (algunos más que otros, porque el reparto de capítulos es desigual) crecen. Pero no sé si es suficiente para las más de 1200 páginas que ocupan sus historias.

Es cierto que son páginas escritas con el habitual nervio que imprime Martin, páginas ricas en descripciones y personajes secundarios, y también en acción. Hay diálogos vibrantes y un mundo recreado con naturalidad, rozando lo realista. Danza de Dragones sigue teniendo lo mejor del escritor estadounidense y es muy fácil dejarse llevar por la historia. Pero, de nuevo, creo que la trama avanza poco. Es posible que este quinto volumen sea un libro de transición (como ya lo fue en cierta medida el cuarto) y me traicionan las ganas que tenía de tener el libro entre las manos. Parece claro, o eso espero, que Martin se ha reservado muchos trucos en la chistera de los útimos dos libros y, mientras tanto, va colocando las piezas.

Sin duda, lo mejor está en los últimos 5 o 6 capítulos, donde Martin realiza uno de sus ya famosos (y temidos) giros de guionista de culebrones. En ese momento, he cerrado un instante el libro y he intentado controlar los insultos. No voy a contar más, claro, pero a partir de ahí sí he vuelto a leer hasta el final con el ansia de los primeros libros; un final que llega, ahora sí, demasiado rápido.

De ahí mi sensación agridulce, porque he leído casi por obligación hasta los últimos capítulos y, cuando por fin Martin me ha dado lo que le pedía, Danza de dragones se ha terminado. Así que, a pesar de todo, no me queda más remedio que pedir a los Siete Dioses que Martin no tarde otros seis años en terminar Vientos de invierno.

PD. No puedo dejar de comentar la extraña jugada de Gigamesh al publicar primero la edición en cartoné y más tarde la edición en rústica. Son precisamente los lectores más antiguos, los más fieles, quienes han empezado la saga con esta última edición y quizás merecían el detalle de tener el libro cuanto antes.

Ediciones Gigamesh
Traducción de Cristina Macía
2 volúmenes en rústica
606 + 618 páginas
38 euros
ISBN 9788496208957

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio