Compartir
Publicidad

'Dos puntos de vista' de Uwe Johnson

'Dos puntos de vista' de Uwe Johnson
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aprovechando unos días que he tenido libres he decidido ponerme al día con un montón de lecturas atrasadas que, por una razón o por otra, se me estaban acumulando encima de la mesa. Una de ellas es Dos puntos de vista de Uwe Johnson que ya había empezado a leer pero, por eso que llamamos vida real, se había quedado aparcada momentáneamente. Del resto de lecturas de estas mini vacaciones ya os iré hablando, que acabamos de entrar en un mes complicado.

'Dos puntos de vista' nos habla de uno de los momentos más increíbles de la historia de la Alemania contemporánea. En la noche del 12 al 13 de agosto de 1961 la ciudad de Berlín quedó dividida por un muro en dos partes que pertenecían a la República Federal Alemana y a la República Democrática Alemana. Este hecho obviamente tendrá consecuencias dramáticas para miles de personas y entre ellos, nuestros protagonistas.

B. es un fotógrafo de la Alemania Occidental que se ha comprado un deportivo por encima de sus posibilidades. D. es una enfermera que trabaja en un hospital oriental. Se conocieron en enero de 1961 y mantuvieron algo parecido a una relación. Y el muro, esa barrera insalvable que debería separarlos definitivamente los une de una manera extraña, como si su amago de relación fuera un salvavidas al que aferrarse con todas sus fuerzas.

De esta manera, 'Dos puntos de vista' recogerá precisamente sus visiones sobre la realidad que les rodea, sus amigos, sus compañeros, sus Estados, todo ello pasará por el tamiz personal de B. y D. Con un mínimo hilo argumental, seremos testigos de anhelos que no se cumplen, situaciones que no tienen solución y la incomunicación más atroz entre seres humanos, atenazados por el miedo y la incomprensión.

Dividido por capítulos en los que nuestros protagonistas se turnan para darnos su visión del momento, sus realidades se complementan de manera casi misteriosa. Con la maestría de no decir nada 'Dos puntos de vista' nos habla, sobre todo, de la incapacidad para comunicarse, ya sea por imposición estatal o por elección propia. Unos protagonistas que se aferran a esa relación casi sin elección, sin otra posibilidad que la de sobrevivir.

Uwe Johnson nació en 1934 y creció cerca del Mar Báltico. Parte del mítico Grupo 47 y seguidor de la corriente de la antinovela, en 1959 se mudó del Berlín Oriental al Occidental y publicó Conjeturas sobre Jacob la que llamarían la primera novela alemana después de la guerra, que sería leída con fervor por lectores de las dos Alemanias. En 1966 publicaría 'Dos puntos de vista' en la que recoge los primeros momentos de la separación de las Alemanias por el Muro, novela clave para entender su obra y el sentir de los alemanes contemporáneos. Johnson viviría varios años en Estados Unidos, hasta 1974 que fijaría su residencia en Inglaterra, donde moriría en 1984. Hoy se le considera uno de los autores clave para entender el sentir alemán tras la guerra y en la segunda mitad del siglo XX.

'Dos puntos de vista' nos lleva a los sentimientos de B. y D. con apenas una historia esbozada. Todo son sueños, anhelos, planes que no terminan de realizarse, excepto uno, el más importante y del que ni ellos mismos están seguros. Dudan, tienen miedos, son tremendamente apáticos o cometen locuras. Son jóvenes y acaban de ser encerrados, cada uno a su manera. 'Dos puntos de vista' es, sobre todo, una historia sobre la incomunicación, sobre el dolor de querer expresarse y no poder. Un canto a la libertad, en todas sus manifestaciones y al dolor de verla coartada. Una historia para pensar en la suerte que tenemos, cuando hay tantos muros aún por destruir.

Consiguió vender al periódico una de las fotos del muro levantado entre las dos áreas de Berlín. Impresa, la foto no mostraba más que una superficie formada por grandes rectángulos, sobre la que resaltaban unas estacas de madera y escuadras de alambre de espino; no era esa la que quería vender. Si hubiese querido mostrar algo de su estancia fuera de la ciudad, les habría vendido la imagen de la superficie de una piedra abruptamente cortada, encuadrada por una ensembladura de argamasa; al espectador le hubieran dolido las yemas de los dedos con sólo mirarla. Pero no se atrevió a ofrecérsela a la redacción. Le dio miedo tener que explicarla y, además, quería evitar burlas a su costa. Le avergonzaba la insignificante retribución recibida por la otra fotografía. La ingresó inmediatamente en el banco, para asombro del cajero.

Errata Naturae 258 páginas ISBN: 978-84-15217-12-1 Traducción: Iván de los Ríos 19,90 euros

Más información | Ficha en Errata Naturae

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio