Compartir
Publicidad

'Girl reading' de Katie Ward

'Girl reading' de Katie Ward
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque leo libros en inglés, la verdad es que no suelo hacer reseñas de ellos. El idioma y que sea más complicado encontrarlo en librerías españolas normalmente me desaniman. Hoy, sin embargo, voy a hacer una excepción y es que Girl reading de Katie Ward me ha encantado. Llevaba ya tiempo apuntado en la lista de próximos libros por leer pero ha sido hace unos días cuando finalmente me he animado. Y ha merecido la pena, os lo aseguro.

'Girl reading' se anuncia como una novela, pero en realidad es una colección de cuentos. Siete relatos que nos llevan en un viaje en el tiempo, desde el siglo XIV hasta el año 2060, con un hermoso punto en común: un artista y una modelo con un libro en la mano. Simple y efectivo. Desde un mural en una iglesia a una fotografía tomada en un pub, pasando por el retrato inacabado de una mujer muerta o una criada muda que posa sin saberlo para su señor.

Pequeñas historias de amores prohibidos o no correspondidos; historias familiares, que remueven recuerdos que creíamos olvidados; historias de pasión contenida, de sentimientos intensos y oscuros; historias, incluso, de mediums y fantasmas, de inquietantes figuras que pueden leer tus pensamientos e interpretarlos. 'Girl reading' es todas estas cosas y algo más, pequeñas historias que remueven tu conciencia.

Empieza el libro en el año 1333, en Siena, cuando el maestro Simone Martini es el encargado de realizar una pintura mural de la Virgen y elige a una expósita como modelo. Continuamos en 1668, y Pieter Janssens Elinga, un pintor de Amsterdam, descubre a su criada muda dejando de lado su trabajo para leer a escondidas un libro de caballerías. Ya en Inglaterra y en el año 1775, Angelica Kauffman volverá a casa de una amiga para terminar el retrato de una muerta.

Llegamos a 1864, cuando una viuda que se hace cargo del negocio de fotografía de su difunto marido recibe una visita de su hermana gemela. Esta es probablemente mi historia favorita, con mediums victorianos, un tema que siempre da mucho juego. En 1916, una jovencita enamorada no sabe cómo llamar la atención de un pintor que quiere ser amado sobre todas las cosas. Pasamos ya a 2008, donde la atractiva Jeannine trabaja en el Parlamento y se replantea su vida. Llegamos al final del viaje, en el año 2060, cuando una artista alumbra a Sibil, una inquietante figura femenina que es capaz de hacer revivir obras de arte.

Las historias están bien escritas, te enganchan lo suficiente como para que no puedas dejar de leer, aunque en ocasiones no he llegado a conectar con las protagonistas. Me pasó, sobre todo, en el primer relato y en el de Angelica Kauffman, pero eso no evita que la lectura sea un placer. Mi mayor pega, y esto va muy en serio, es que la autora no utiliza ningún tipo de signos de puntuación en las conversaciones, por lo que se hace muy confuso en ocasiones, especialmente teniendo en cuenta que el inglés no es mi idioma materno y me cuesta algo más procesar la información.

'Girl reading' es la primera novela (o colección de cuentos, como queráis llamarlo) de Katie Ward y me parece un total acierto. Nacida en Somerset en 1979, ha trabajado en el Parlamento y en servicios civiles como campamentos para mujeres refugiadas. Su estilo es hermoso, sus historias gráciles y vívidas, por lo que estoy esperando ansiosa a ver si publica algo más.

Como os decía al principio, tenía muchas ganas de leer 'Girl reading', porque la premisa me parecía muy seductora. Siete relatos, siete artistas, siete mujeres leyendo... Era fácil sentirse atraída, y lo cierto es que no decepciona. El arte y la literatura siempre han ido de la mano, y es un tema que siempre me atrae. Ahora tan sólo queda convencer a alguna editorial española para que lo traduzca. No os arrepentiréis.

Virago ISBN: 9781844086870 252 Páginas 7,99 libras

The magnificent cathedral is the envy of every city state. It matches the ambitions of those who built it, and the saints themselves would nod their appreciation. The Duomo is absolutely Siena’s, and Siena is absolutely the Virgin’s. How they flourish under her protection.

Más información | Ficha en Virago En Papel en Blanco | 'Los ladrones del cordero místico', historia de una fascinación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio