Compartir
Publicidad
'Hijos del dios binario' de David B. Gil
Reseñas

'Hijos del dios binario' de David B. Gil

Publicidad
Publicidad

Este es uno de esos libros que estaba deseando leer desde mucho antes de que llegara a mis manos. Un par de recomendaciones, una lectura rápida a la sinopsis y un par de intercambio de tuits con el autor a través de Twitter donde me mencionaba a Ray Bradbury y, ay, ya supe que tendría que leerla cuanto antes. Se hizo un poco de esperar, esa es la verdad, pero por fin Hijos del dios binario de David B. Gil llegó a casa por medio de un amigo.

Nos situamos en un futuro inconcreto pero cercano. Todo nos resulta vagamente familiar, y a la vez ligeramente extraño, como si lo viéramos a través de un cristal distorsionado. En este escenario, nos encontramos con Daniel Adelbert, un prospector, es decir, un buscador de objetos del siglo XX que de repente se ve envuelto en una guerra entre grandes corporaciones.

Mientras, en Madrid, Alicia Lagos, una periodista digital, recibe un mail de un antiguo amigo en el que descubre que lo han asesinado y le da información confidencial que afecta a una de las empresas más grandes del mundo. Así, Daniel y Alicia comenzarán una investigación paralela que los llevará de Irlanda a Singapur, pasando por Londres o Tel Aviv. Una investigación que les llevará a descubrir uno de los secretos mejor guardados de las últimas décadas.

'Hijos del dios binario' es una sabia mezcla entre thriller y ciencia ficción, una mezcla que parte del delicado equilibrio entre un mundo siempre cambiante y una humanidad que se empeña en repetir los mismos errores una y otra vez. Es muy adictiva, eso os lo puedo asegurar, y una vez que comienzas a leer es difícil que puedas dejar el libro. Bueno, el tiempo justo para haceros otro té, ya me entendéis.

David B. Gil toma referencias del cyberpunk más clásico pero tampoco olvida a Ray Bradbury. Tenemos referencias a Blade Runner pero también a Kazuo Ishiguro, y todo ello nos lleva a una novela redonda que nos hace plantearnos hacia dónde vamos, como personas y como especie. No es fácil conseguir esta doble lectura, pero el autor nos lleva por donde quiere.

David B. Gil nació Cádiz, aquí cerquita de mí, y se licenció en Periodismo, para estudiar más tarde Diseño Multimedia y Dirección de redes sociales. Ha trabajado como redactor para diferentes medios y ya en 2012 fue finalista del Premio Fernando Lara con su primera novela, El guerrero a la sombra del cerezo, que será reeditada en breve por Suma de Letras.

'Hijos del dios binario' es sólo su segunda novela y ya se ha convertido por derecho propio en uno de los nombres a tener en cuenta en el panorama de género patrio. Por mi parte, no os podéis hacer una idea de lo mucho que he disfrutado de esta novela y ya estoy deseando saber más de los próximos planes de este autor. Permaneced atentos...

La vida es como fumar —dijo Daniel, mostrando el cigarrillo que sujetaba entre los dedos—: Puedes dejar que se consuma lentamente… Quizás así te dure más, pero te perderás lo mejor que puede ofrecerte. —Se llevó el cigarrillo a los labios e inspiró con deleite, entrecerrando los ojos—. O puedes saborearla a fondo. Acabará matándote antes, pero al menos sabrás que aprovechaste tu tiempo. —Abrió los ojos y sonrió a la mujer que lo observaba desde el otro lado de la mesa—. ¿Qué opina? ¿Merece la pena hablar de los aburridos asuntos que nos han traído hasta aquí, o nos levantamos, salimos a la calle y nos confundimos con la gente? Podemos caminar a orillas del Yamuna hasta que anochezca, cubrirnos con un manto de estrellas.

Suma de Letras
ISBN: 9788483658543
576 páginas
18,90 euros

Más información | Ficha en Suma de Letras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio