Compartir
Publicidad

'La bella bestia' de Alberto Vázquez-Figueroa

'La bella bestia' de Alberto Vázquez-Figueroa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya más de año y medio que leí por primera vez algo de Alberto Vázquez-Figueroa, El mar en llamas, y ya entonces advertía que seguramente repetiría la experiencia, más que nada porque me resultó de lo más entretenida. Así que cuando me enteré de su nueva publicación, no lo dudé ni un momento. Se trata de La bella bestia, donde Alberto nos acerca al horror nazi basándose en la figura real de Irma Grese. Y en esta segunda experiencia con el autor ha vuelto a demostrarme lo mismo, que domina como nadie el arte del entretenimiento puro y duro, y que hace que te leas sus novelas casi de un tirón.

Como os decía, en 'La bella bestia' Vázquez-Figueroa nos acerca la figura de Irma Grese, una cruel y perversa asesina que se movía a sus anchas por los campos de concentración nazis más tristemente famosos, como Auschwitz, Bergen-Belsen o Ravensbrück. Esta sádica mujer fue conocida efectivamente como la bella bestia, el ángel de la muerte o la perra de Belsen, ya que era conocido sobradamente su comportamiento inhumano y muy violento con las miles de mujeres y niños que asesinó. Y es que esta perla también era conocida por sus orgías y sus perversiones sexuales. Pero claro, como siempre Alberto nos cuenta todo esto a través de una historia, que es la siguiente...

Nos encontramos al comienzo del libro en una conferencia sobre el futuro del libro digital, donde un veterano editor, Mauro Balaguer, ve como una elegante anciana se le acerca cuando acaba. Le tiende una tarjeta donde aparece escrito La bella bestia, para acto seguido comunicarle que fue su esclava. Así, si quiere más detalles, le insta a que la llame y le contará toda la historia. Como os podéis imaginar, el editor ve un buen filón y anula todos sus compromisos para pasar unos días muy intensos junto a una anciana que le desgrana una historia tremenda, atroz y desgarradora.

Casi la totalidad del libro queda cubierta por el duro relato de Violeta Flores, que así se llama la anciana en cuestión. Con esta premisa asistimos a la historia completa de Irma Grese, que termina con su ejecución por crímenes contra la humanidad cuando sólo contaba con veintidós años. Como os decía al principio, una vez más el punto fuerte de Alberto es su tremenda habilidad para mantenerte enganchado con su novela, ya que una vez que empiezas te será imposible soltarla hasta que pases la última página. Y siempre da la sensación de tenerlo todo muy controlado y de que sabe muy bien todos los vericuetos de su profesión.

Sin embargo, sí hay algo que me ha llamado la atención y que me ha dejado algo descolocado. Y es que a pesar de los hechos tan brutales que nos cuenta, sin guardarse en algunos casos los detalles más escabrosos, hay una cierta frialdad en la manera de contar los acontecimientos, ya que en muchos pasajes no terminas de conectar con la historia como lector. Esto en cualquier caso, es sólo una apreciación personal que me ha venido a la cabeza en distintos momentos durante su lectura. Algo así como ahora mismo debería estar rasgándome las vestiduras, pero no acaba de llegarme del todo. Aunque eso sí, en ningún momento esto impide que disfrutemos con la manera fácil y directa que tiene Vázquez-Figueroa a la hora de contarnos una historia.

Por mi parte, también agradezco enormemente que me haya acercado esta figura, porque aunque conocía a Irma Grese, no sabía hasta qué punto había sido tan perversa y malvada, y como era capaz de hacer esas barbaridades a sangre fría. Además, no suelo leer libros basados en personajes reales, pero desde el primer momento captó mi atención 'La bella bestia'. Así que si tenéis ganas de conocer un poquito más la historia de una nazi como Irma Grese esta es vuestra oportunidad. Pero si lo que queréis es simplemente llevaros de vacaciones un libro que se lea de forma ligera y que os mantenga entretenidos, tampoco lo dudéis. Yo vuelvo a tener claro que este no será el último libro que lea de Alberto Vázquez-Figueroa, y es que creo que ya me he enganchado a su forma de narrar. Veremos cuál es el siguiente, aunque El mar de Jade ya está pululando por aquí en casa.

- A la mañana siguiente oí música y al asomarme descubrí a un grupo de muchachos uniformados que redoblaban tambores, cantaban himnos hitlerianos, gritaban consignas racistas y marchaban con paso marcial en dirección al bosque "a la caza de sucios judíos". Irma los comandaba y al pasar frente a mi ventana les obligó a que me saludaran brazo en alto al tiempo que me indicaba a la pareja de perros que la acompañaban en lo que constituía un alarde de fuerza con el que pretendía hacerme comprender hasta dónde llegaba su poder.

Ediciones Martínez Roca Colección: MR Novela Histórica 224 páginas ISBN: 978-84-270-3250-7 18,95 euros

Más información | Ficha en Martínez Roca En Papel en Blanco | 'El mar en llamas' de Alberto Vázquez-Figueroa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio