Compartir
Publicidad

'La insólita amargura del pastel de limón' de Aimee Bender

'La insólita amargura del pastel de limón' de Aimee Bender
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya unos cuantos días que terminé de leer La insólita amargura del pastel de limón de Aimee Bender y eso que ha salido a la venta en este mismo mes. Lo cierto es que lo empecé con muchas ganas y apenas he tardado en leerlo, pero siempre, quiera o no, tardo algo más en contároslo.

'La insólita amargura del pastel de limón' parte de una premisa muy original. Rose, a punto de cumplir nueve años, prueba a hurtadillas el pastel de limón que le está preparando su madre. Y, al hacerlo, descubre no sólo la acidez del limón o la dulzura de la crema, sino que también es capaz de adivinar los sentimientos más recónditos de su madre. Comienza de esta manera un calvario para ella, ya que, desde entonces, será incapaz de comer nada sin percibir en la comida todos y cada uno de los sentimientos de aquellos que la prepararon.

Desde unas patatas fritas hasta el asado más exquisito Rose irá descubriendo la historia que se oculta detrás de cada alimento e irá percantándose del derrumbamiento de su propia familia. Y es que detrás de la fachada de familia normal se esconden los secretos más comunes: una madre insatisfecha, un padre amoroso pero indolente y un hermano adolescente incapaz de llevar una vida normal. Problemas comunes pero difíciles de encarar para una niña de nueve años. Y mucho menos cuando su fuente de información es la comida...

Rose, de esta manera, se verá obligada a madurar más rápidamente de lo normal. Descubrirá que su madre tiene una aventura, que se padre es incapaz de entrar en un hospital y que su hermano, extraño y taciturno, resulta para ella un apoyo insospechado. Así, a medida que crece, Rose irá adentrándose en el mundo adulto de una manera extraña, imperceptible, a la vez que descubre que no es la única en su familia que posee una habilidad especial...

'La insólita amargura del pastel de limón' es un libro extraño. Una fábula, un cuento de hadas adulto y con pinceladas tenebrosas detrás de la aparente felicidad de una familia normal. Es un libro conmovedor, en la extraordinaria soledad en la que están envueltos cada uno de sus personajes, la madre ansiosa, el padre incapaz de expresar su amor y el hermano taciturno. Personas aparentemente normales incapaces de romper ese muro invisible que parece rodearles, covirtiéndose en extraños para sus seres más queridos.

La propia estructura del libro es extraña, con saltos en el tiempo, con situaciones pasadas y futuras mezclándose, pero que no impide seguir el hilo perfectamente, de hecho, en más de una ocasión agiliza la lectura. Aimee Bender retrata como nadie la soledad familiar, esa inseguridad que a veces nos rodea cuando estamos con nuestros allegados, esas dudas entre contar o no tu última preocupación.

Aimee Bender nació en 1969 en Los Angeles y estudió escritura creativa en la Universidad de California en San Diego. Escritora de novelas y relatos cortos, trabaja dando clases de escritura creativa y escritura surrealista en la UCLA, algo que se desprende de sus propios trabajos. Su primer trabajo, The Girl in the Flammable Skirt, una colección de relatos cortos, fue publicado en 1998, y además de estar varias semanas en la lista de los más vendidos, el New York Times lo consideró como uno de los libros del año. 'La insólita amargura del pastel de limón' es su última novela y por ahora la única disponible en castellano, aunque confieso que no me inportaría leer algunos de sus relatos.

'La insólita amargura del pastel de limón' es un libro extraño, ya os lo he dicho. Y como tal, me ha dejado un sabor agridulce tras leerlo. Confieso que comencé a leerlo con una idea muy equivocada de él, más como una novelita rápida para pasar el rato que como un libro más serio. Y me encontré con una fábula misteriosa, un encuentro doloroso con los sentimientos ajenos al desnudo, una bellísima historia de soledad y madurez. Una historia conmovedora, brillante y extraña, muy extraña. Una historia extraordinaria y a la vez tremendamente dolorosa, un viaje a los sentimientos más ocultos. Y eso, quieras que no, siempre asusta.

Empezaba a oscurecer y, después de haber probado ese primer bocado, pasada la primera impresión, experimenté un cambio sutil, una reacción inesperada. Fue como si un sensor que hasta entonces hubiera estado enterrado en lo más hondo de mi ser desplegara un periscopio para explorar el entorno y alertar a mi boca de un fenómeno desconocido. Y es que la calidad de los ingredientes —el mejor chocolate, los limones más frescos— parecía ocultar algo más grande y más oscuro, un sabor más recóndito que comenzaba a abrirse camino. Distinguí perfectamente el chocolate, pero también a ráfagas, por momentos, como si algo despertara o emergiera, tuve la sensación de que la boca se me llenaba de un sabor a pequeñez, una sensación de encogimiento, de malestar; saboreé una distancia que, sin saber por qué, comprendí que estaba relacionada con mi madre, percibí sus pensamientos enredados como una espiral y casi me pareció sentir el apretar de mandíbulas que le había causado el dolor de cabeza que ahora tendría que mitigar con un montón de aspirinas, una hilera de puntos blancos dispuestos sobre la mesilla de noche como la elipsis de su comentario: Voy a acostarme un rato… Ninguno de los sabores era desagradable, pero detectaba en ellos una especie de vacío, como si el limón y el chocolate rodearan el borde de un agujero enorme.

Lumen 320 páginas ISBN: 9788426418913 Traducción: Catalina Martínez Muñoz 19,90 euros

Más información | Ficha en Lumen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio