Compartir
Publicidad

'La leyenda del ladrón' de Juan Gómez-Jurado

'La leyenda del ladrón' de Juan Gómez-Jurado
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un regalo inesperado, más tiempo del habitual y un par de portadas en revistas donde el autor aparecía disfrazado de la época (impagable), ha sido la fórmula culpable de que pasara parte del ya pasado verano entre las páginas de La leyenda del ladrón. Estoy hablando por supuesto de la última novela de Juan Gómez-Jurado, que ya es todo un éxito de ventas y que en honor a la verdad hay que decir que cumple su cometido con creces.

Porque si lo que buscas es olvidarte de todo y pasar un rato largo inmerso en una aventura trepidante, amigo mío, acabas de encontrar tu libro ideal. Y es que si hay que resumir ‘La leyenda del ladrón’ en una sola palabra, aventura es sin duda la más acertada, aunque entre sus muchas páginas vamos a encontrar de todo: amor, venganza, amistad, violencia, abusos, en fin, todo lo que se os pueda pasar por la cabeza, menos la palabra aburrimiento, que no tiene cabida aquí. Tengo que aclarar que no soy lector habitual de novela histórica, ni mucho menos, pero como os decía anteriormente, un cúmulo de factores hicieron que viera que era este el momento de su lectura o nunca.

Una de las cosas más destacables de esta novela es la forma que tiene Gómez-Jurado de narrar. Sencilla, directa, sin muchos adornos y de manera que te engancha rápidamente a la trama y a sus personajes. Realmente te importan y te posicionas claramente. Ojo, que no digo que sea una auténtica maravilla ni una joya, pero da en el clavo perfectamente con lo que requiere este tipo de novelas, con la diversión en el punto de mira.

Llegados a este punto estaréis pensando que sí, que muy bien, pero que os diga de una vez por todas de qué trata la novela en cuestión. Pues bien, ‘La leyenda del ladrón’ es sencillamente la historia de Sancho de Écija, absoluto protagonista, y transcurre en la turbia Sevilla del siglo XVI entre ladrones, prostitutas, comerciantes, espadachines… y todos con intenciones no del todo claras. Por cierto, este es otro gran punto a destacar, la ambientación de la ciudad y de la época es realmente buena, y no cuesta mucho trabajo hacerse una idea aproximada del tipo de vida que llevaban en aquellos lejanos años.

El caso es que seguiremos a Sancho durante su estancia en el orfanato, trabajando en una taberna o perfeccionando el arte de robar apadrinado por un enano llamado Bartolo, y que es de los personajes que más me han gustado del libro, aunque tenía un problema, siempre le ponía la cara de Tyrion, jeje. En fin… La cuestión es que pasará por momentos de penuria, crecerá con nosotros a lo largo de las páginas y correremos con él mil aventuras pero, amigos míos, hasta aquí puedo leer. El resto lo tendréis que descubrir por vosotros mismos, referencias literarias importantes incluidas.

Y atención a lo que voy a decir ahora porque es muy fuerte, y es que en más de una ocasión mientras lo leía me ha venido a la cabeza El conde de Montecristo, lo digo en serio. Sé que ahora mismo incluso el propio Juan (si estuviera leyendo esto) se estaría echando las manos a la cabeza. “¡Cómo puedo decir eso! ¡Qué barbaridad!” Vaya por delante que la inmortal obra de Alejandro Dumas es mi libro favorito, y evidentemente, la distancia entre una y otra novela es más que considerable, pero de verdad que me ha venido a la mente, y me da a mí que no soy el único al que le ha pasado esto.

Después de esto, ya poco me queda por añadir. Salvo quizá que se entiende claramente el éxito que tiene Juan Gómez-Jurado. Es ameno escribiendo, te introduce rápidamente en su historia y, por si esto fuera poco, es un tipo que cae bien en cuanto ves alguna entrevista suya. Así que, siempre teniendo claro el tipo de novela que es y lo que se puede esperar de ella, esta ‘La leyenda del ladrón’ es perfecta para divertirse, pasar un buen rato y dejarte llevar por una historia sin más pretensión que esa, hacer que te evadas un ratito de la realidad, cosa que viendo el panorama, no está nada mal.

En un caos tan sólo inteligible para quienes llevaban años inmersos en él, los bizcocheros y los curtidores se mezclaban con los plateros y los zapateros bajo cientos de toldos azules, blancos y parduzcos. El golpeo de los martillos y el burbujear de las ollas se fundía con el regateo apresurado en catalán, flamenco, árabe e inglés, por citar unos pocos. Que si algo se aprendía pronto en el Arenal era a timar en todas las lenguas posibles.

Planeta
664 páginas
ISBN: 978-84-08-00499-8
21,90 euros

Más información | Planeta
En Papel en Blanco | ‘La conjura de Cortés’, Matilde Asensi culmina su trilogía sobre el Siglo de Oro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio