Compartir
Publicidad
'La prima Bette' de Honoré de Balzac
Reseñas

'La prima Bette' de Honoré de Balzac

Publicidad
Publicidad

Tenía esta edición de La prima Bette de Honoré del Balzac por casa desde hace bastante tiempo. Fue una de esas compras de fondo de librería, uno de esos libros que sabes que te gustarán, los leas cuando los leas. Suelo tener muchos de este tipo y nunca me han defraudado pero con esta novela he tenido un flechazo absoluto.

'La prima Bette' nos trae la historia de la familia Hulot. El padre, el barón Hulot, ha perdido la cabeza por su amante, sumiendo a toda la familia en la ruina y la deshonra, pero eso es sólo la punta del iceberg. La bellísima hija se casa con un artista llamado a hacer grandes cosas... pero que nunca hace nada. La madre sufre en silencio, una desgracia tras otra, sin perder ni un ápice de respetabilidad y adquiriendo el aura de una santa. Y, entre todos ellos, la prima Bette.

Bette es la pariente pobre, la tía fea, la trabajadora incansable que aunque viva en la ciudad rodeada de lujos sigue teniendo ese aire de pueblo. La prima Bette es el ángel que vela por la familia, o eso quiere aparentar porque en realidad sólo desea su ruina. Alberga tanta maldad en su interior, tanto despecho y resentimiento que hará lo imposible por ver a la familia en el fango.

'La prima Bette' es la crónica de la desintegración de una familia pero, sobre todo, es el reflejo fiel de un siglo, de una sociedad que está cambiando, de la decadencia de una ciudad. Esposas y amantes, militares de honor y tenderos enriquecidos, condes arruinados y actrices que aman al que más paga, todos ellos se mezclan en este París que se sale de las páginas.

Podríamos decir que la fuerza de Balzac reside en sus retratos personales pero me estaría quedando corta. Balzac enamora, conmueve y horroriza con sus palabras, nos lleva de un suceso a otro para dejarnos sin aliento, hasta llegar a un desenlace atroz, en palabras de su propio autor, y es verdad que no hay palabra mejor para describirlo.

Honoré de Balzac es uno de los máximos representantes del realismo francés y son sus vívidas descripciones de su sociedad corrupta las que nos siguen fascinando aún hoy. 'La prima Bette', como tantas otras de sus novelas y de sus contemporáneos, se publicó por entregas en un periódico y de ahí obtenemos esa trama veloz, ese continuo ir y venir de personajes que atrapa al lector sin remedio.

Leí Eugenia Grandet hace bastantes años y recuerdo la misma sensación que me ha embargado al leer 'La prima Bette'. El mismo horror, el mismo sufrimiento sordo por los personajes y es que uno no se convierte en un clásico así porque sí. Una novela que atrapa, que nos deja ver lo peor del ser humano y que permanece en la memoria por mucho tiempo. Sin duda una gran lectura, en todos los sentidos.

Las pasiones auténticas cuentan con un instinto propio. Si un goloso puede escoger una fruta entre las de un frutero, no cometerá error alguno y cogerá la mejor sin proponérselo. De igual forma, si dejamos a las jóvenes bien criadas absoluta libertad para elegir a sus maridos y las circunstancias le permiten elegir al que ellas quieren, pocas veces se equivocarán. La naturaleza no yerra. Y, en este capítulo, la obra de la naturaleza se llama "amor a simple vista". En amor, la simple vista es una doble vista.

Alba Editorial
Colección: Minus
Traducción: María Teresa Gallergo Urrutia
ISBN: 97884-84285724
548 páginas
12 euros

Más información | Ficha en Alba

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio